La historia de las religiones suele contarse como una historia de grandes hombres. Pero la historia de las religiones no fue construida sólo por hombres. También se construyó gracias a la lucha, el sudor, el sufrimiento y los logros de muchas mujeres.

La historia de las religiones suele contarse como la historia de los grandes hombres.

Pero la historia de las religiones no fue construida sólo por hombres. También se construyó con la lucha, el sudor, el sufrimiento y las conquistas de muchas, muchas mujeres.

Mujeres que, a pesar de sus méritos, sus talentos y sus increíbles trayectorias vitales, a menudo han sido silenciadas e invisibilizadas, incluso en el mundo académico.

Hablar de religiones desde una perspectiva decolonial, académicamente rigurosa y aliada a la justicia social, implica necesariamente contar la historia de estas mujeres y hacer visible su agencia y protagonismo.

Y esto también se aplica al estudio y la comprensión de la evolución social del uso de las plantas psicodélicas.

Por lo tanto, si queremos abordar las religiones que utilizan plantas psicodélicas, es imprescindible destacar a las mujeres como protagonistas que son. Es con este objetivo que este artículo contará un poco la historia de una mujer que marcó la diferencia en el uso religioso de la ayahuasca en Brasil y en la expansión de su consumo a través de la religión del Santo Daime: La Madrinha Rita Gregório.

Ilustración de Trey Brasher

De la sequía del Noreste brasilero a la sociedad del caucho: Una militancia

Rita Gregório de Melo nació el 25 de junio de 1925, en la zona rural del estado de Rio Grande do Norte, en el Noreste brasileño.

Como la gran mayoría de los nordestinos de la época, su familia no tenía tierras propias, ni ganado, ni posesiones.

Rita y sus padres trabajaron como humildes pescadores y campesinos, sembrando frijoles, maíz, sandía, carnaúba (Copernicia cerifera), entre otros. Y así permanecieron hasta principios de la década de 1940. 

En este período, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, se perdieron las plantaciones de caucho de Malasia, formadas a partir de la biopiratería de semillas del árbol del caucho, responsable del colapso de la economía del caucho en la Amazonia, y la producción de caucho en Brasil fue impulsada por la necesidad de abastecer a las tropas “aliadas”.

Por ello, miles de nordestinos/as fueron reclutados/as para ir a la selva con la promesa de mejores condiciones de vida. Este movimiento se conoció como la”batalla del caucho”, y los inmigrantes que participaron en este proceso se dieron a conocer como los “soldados del caucho”.

Unas décadas antes de este periodo, la Amazonia brasileña había sido el principal productor de caucho del mundo, pero la economía del látex amazónico acabó colapsando debido a la biopiratería de las semillas del árbol del caucho utilizadas para establecer plantaciones en las colonias británicas, especialmente en Malasia. Como resultado, la producción brasileña de caucho pasó de una posición de virtual monopolio a un mero 20% en el año 1918. 

Sin embargo, con la aparición de la Segunda Guerra, las plantaciones de caucho de Malasia se perdieron y la producción de caucho en Brasil se convirtió en estratégica y fue nuevamente impulsada por la necesidad de abastecer a las tropas “aliadas”. En ese contexto, miles de personas del nordeste del Brasil fueron reclutadas para ir a la selva con la promesa de mejores condiciones de vida. Este movimiento se conoció como “batalla del caucho”, y los inmigrantes que participaron en este proceso fueron llamados “soldados del caucho” (Brooke, 1991). 

En 1944, Madrinha Rita y su familia formaban parte de este grupo y se embarcaron hacia el Amazonas, llegando al valle de Juruá, donde se instalaron en una plantación de caucho.

Allí, Rita conoció a Sebastião Mota de Melo, Padrinho [Padrino] Sebastião (gran responsable de la expansión internacional de Santo Daime), con quien se casó todavía en los años cuarenta y con quien tuvo 11 hijos (Mórtimer, 2019).

Sus hijos Alfredo y Valdete, por cierto, siguen estando hoy entre los mayores líderes mundiales del Santo Daime.

Durante estos tiempos, Madrinha [Madrina] Rita se ocupaba de las tareas domésticas, siendo responsable, además de la educación de sus hijos/as, de la cría de animales domésticos, la preparación de la comida y la costura de ropa, entre otras actividades.

Al igual que en los grandes centros urbanos del siglo XXI, es absolutamente imposible pensar en la construcción de las familias de las plantaciones y en el mantenimiento de la actividad productiva de la economía de las plantaciones de caucho sin la actuación decisiva de las mujeres en el trabajo doméstico no remunerado y en el sostenimiento de toda la economía.

No fueron pocas las veces que Rita tuvo que ocuparse sola de toda la actividad doméstica y del cuidado de los niños. Y todo ello sin electrodomésticos, sin saneamiento básico, sin servicios estatales, sin electricidad y sin seguridad contra posibles intrusos. Algo difícil incluso de imaginar para nuestros estándares occidentales de la sociedad de consumo actual.

Como Sebastião tenía que salir a cazar y pescar en viajes que podían durar varios días, había muchas veces que Rita tenía que ocuparse sola de todas las actividades domésticas y del cuidado de los niños. De hecho, no pocas veces Rita tuvo que ocuparse sola de toda la actividad doméstica y del cuidado de los niños. Y todo ello sin electrodomésticos, sin saneamiento básico, sin servicios estatales, sin electricidad y sin seguridad contra posibles intrusos. Algo difícil incluso de imaginar para nuestros estándares occidentales de la sociedad de consumo actual.

Luego de la vida difícil en la plantación de caucho, Rita y Sebastián se trasladaron con su familia a Río Branco, la capital del Estado [de Acre, Brasil], en 1957. Un viaje arduo, que duró muchas semanas, en situaciones de transporte precarias, que implicó largas caminatas durante varios días con los/as niños/as en el regazo y un sol abrasador (Mórtimer, 2019).

Fuente: Archivos CEDOC/santodaime.org

El encuentro con el Maestro y la expansión del Santo Daime

En Rio Branco, Rita y Sebastião empezaron a vivir en la llamada “Colonia Cinco Mil”, que en el futuro se convertiría en un polo de expansión nacional del Santo Daime, donde se dedicaron a la agricultura y a la cría de animales.

Ya en 1965 Rita tuvo la oportunidad de conocer personalmente a Raimundo Irineu Serra, un hombre negro de la región de Maranhão, nieto de esclavizados que fundó el Santo Daime, tras una cura recibida por su marido en el ritual del propio Maestro Irineu.

Habiendo sido socializada en un ambiente hostil a la libertad de las mujeres, en medio de una familia de trabajadores/as de clase baja, practicantes de la religiosidad evangélica en el escenario de la sequía del noreste y la sociedad de los caucheros, Rita era tímida, y le daba vergüenza acercarse a Mestre Irineu, que siempre estaba rodeado de gente (Mendonça Pinto, 2021).

Para acercarse al Maestro, fue necesario que Rita superara esa timidez – esta superación tuvo que ejercitarse innumerables veces y en situaciones muy diversas para que Rita fuera reconocida como la gran líder que es. Y así fue como Rita conoció al Maestro Irineu, en un encuentro que transformó su vida y definió los rumbos de su existencia y de su trabajo comunitario y espiritual.

A partir de entonces, Rita, junto con su marido, se unió a la religión del Santo Daime, y comenzó a ser líder en los servicios espirituales celebrados en la Colonia Cinco Mil, que siempre recibía a muchas personas en busca de curación y aliento, incluyendo niños/as y también mujeres embarazadas en busca de orientación en el parto de sus hijos/as, una tradición que desde entonces ha sido desarrollada y mejorada por ella y sus compañeras.

Conoce la Indigenous Reciprocity Initiative of the Americas.

Tras el fallecimiento del Maestro Irineu, sus seguidores Rita y Sebastião se convirtieron en importantes referencias en la continuidad de la obra del Maestro, y empezaron a reunir en torno a ellos/as y a su obra a un número cada vez mayor de personas. A partir de entonces se les conoce como “Madrinha” Rita y “Padrinho” Sebastião, que es una forma cariñosa de reconocer su dedicación a las personas que acudían a ellos.

El trabajo de Rita y Sebastião fue sin duda el gran propulsor y sostén, hasta hoy, de la expansión del Santo Daime más allá de las fronteras amazónicas y hacia los centros urbanos de Brasil y otros países.

A mediados de la década de 1970, Rita y Sebastião fundaron el CEFLURIS – Centro Ecléctico de la Luz Universal Fluida Raimundo Irineu Serra. Aunque es importante señalar que el Daime es una religión heterogénea representada también por otros segmentos (como el Alto Santo, liderado por una mujer, la Madrina Peregrina Gomes Serra, viuda del Maestro Irineu), el trabajo de Rita y Sebastião fue sin duda el gran propulsor y sostén, hasta hoy, de la expansión del Santo Daime más allá de las fronteras amazónicas y hacia los centros urbanos de Brasil y otros países.

Fuente: Archivos CEDOC/santodaime.org

Una mujer pionera para su tiempo

La forma de vivir la experiencia religiosa de Rita y Sebastião también estuvo marcada, desde el principio, por su apertura a la diversidad. La recepción de personas de diferentes perfiles socioeconómicos y culturales, así como la experimentación con psicodélicos y la incorporación de nuevas prácticas y símbolos a su experiencia ritual, han sido siempre una marca registrada de esta pareja, que ciertamente se adelantó a su tiempo, en una época en la que Brasil aún vivía el fantasma de la dictadura militar.

Otro rasgo característico de la pareja era la promoción de la vida comunitaria, que incluía también la producción y distribución compartida de alimentos, con el objetivo de construir espacios de convivencia y promover formas de solidaridad que escaparan del sistema económico explotador vigente.

Como dicen sus seguidoras, Madrinha Rita siempre tuvo la característica de recibir y abrazar a los menos favorecidos, y siempre fue muy sincera en su demostración de empatía y amor por las personas rebeldes, las que desagradaban a la sociedad del momento, y profesaba su altruismo al dedicar gran parte de su tiempo en atención a las “ovejas negras” de la comunidad y de la sociedad.

Otro rasgo característico de Madrinha Rita es su inquebrantable confianza en las causas que abraza y en el trabajo espiritual de expansión del Santo Daime.

De ella vino la calma y la tranquilidad para bendecir la expansión de los trabajos del Santo Daime en las grandes metrópolis brasileñas en un período histórico en el que el estigma social ligado al consumo de psicodélicos era mucho mayor que el actual, y el apoyo legal al uso de la ayahuasca era muy precario.

De ella vino la calma y la tranquilidad para bendecir la expansión de los trabajos del Santo Daime en las grandes metrópolis brasileñas en un período histórico en el que el estigma social ligado al consumo de psicodélicos era mucho mayor que el actual, y el apoyo legal al uso de la ayahuasca era muy precario.

No menos interesante fue su apertura a la inserción del uso de la Santa María en las ceremonias religiosas del Santo Daime, siendo una de las principales cuidadoras y sostenedoras del carácter ritual de su consumo durante varias décadas.

A principios de la década de 1980, Madrinha Rita abandonó toda la estructura que había conseguido montar con esfuerzo en Rio Branco, para acompañar a Sebastião en la construcción de un proyecto comunitario en el corazón de la selva amazónica. Así nació el Céu do Mapiá, una comunidad de Santo Daime situada en la Selva Nacional de Purús, a varias horas de barco de la ciudad más cercana, y que, con unos 1.000 residentes, sigue siendo hoy el mayor grupo de Santo Daime del mundo, considerado una especie de meca por sus seguidores.

Todavía en esta década, junto con Sebastião y sus hijos, Rita (cuyas hermanas Tetê y Júlia también tuvieron un papel importante en la historia del Santo Daime) comenzó a ejercer el papel de embajadora mundial del Santo Daime, viajando a diversos lugares para instruir a la gente sobre la cultura y la liturgia del Santo Daime y para recibir a sus seguidores/as.

En 1990, sin embargo, Padrinho Sebastião falleció, y a partir de entonces le correspondió a Rita la tarea de seguir el celo de la doctrina del Santo Daime y sostener a toda la comunidad Daime y a sus miles de adeptos/as en todo el mundo.

Aunque sus hijos Alfredo y Valdete han sido habilitados como líderes internacionales (el primero es el presidente del consejo superior doctrinario de la ICEFLU – Iglesia del Culto Ecléctico de la Luz Universal Fluyente, y la segundo es la encargada general de las obras), se sabe que ambos/as dedican gran obediencia y rinden deferencia a la madrina Rita como matriarca de la doctrina.

Su papel en la cohesión social y en la resolución de conflictos sociales, familiares y políticos en Céu do Mapiá, por ejemplo, es fundamental y absolutamente innegable. Y es allí, entre el aire puro de la selva  y los mosquitos causantes de la malaria (una enfermedad que ya ha afectado a Rita decenas de veces), donde vive y sigue, con sus casi 97 años, cuidando de sus ahijados/as cada día.

Siendo ahora una mujer mayor, Madrinha Rita ya no va a la iglesia ni visita las casas de la gente. Como la madrina no puede llegar físicamente a la iglesia y a la comunidad, la iglesia y la comunidad llegan a ella (Mendonça Pinto, 2021). De modo que la galería de su casa es hoy uno de los espacios más concurridos y representativos de toda la experiencia del Santo Daime en Céu do Mapiá.

Es allí donde Madrinha Rita realiza fielmente sus oraciones diarias y distribuye bendiciones a la hermandad y a todos/as los/as visitantes. Los/as niños/as también son una presencia constante en este entorno, que actualmente también recibe varias ceremonias espirituales del Santo Daime. La presencia de la Madrinha, por cierto, es considerada por los adeptos como algo especial, que transforma la experiencia mística y colectiva en algo más profundo y notable.

La Madrinha Rita nunca está sola, sino que está siempre acompañada por sus compañeras, lo que revela una relación de sororidad y una red de apoyo femenino que orbita a su alrededor.

También es importante señalar que Madrinha Rita nunca está sola, sino que está siempre acompañada por sus compañeras, lo que revela una relación de sororidad y una red de apoyo femenino que orbita a su alrededor.

Al mismo tiempo que estas mujeres apoyan a Madrinha Rita en sus necesidades de salud, transporte, compañía y trabajo, son apoyadas por ella en sus demandas personales y empoderadas como protagonistas de la vida religiosa en Santo Daime.

Fuente: Archivos CEDOC/santodaime.org

Viene desde la década de 1980 el esfuerzo de Madrinha Rita para la realización de ceremonias religiosas exclusivas para mujeres, las “obras de mujeres”. Los registros históricos atestiguan incluso el intento de Madrinha Rita de instituir reuniones espirituales exclusivamente para mujeres cada 15 días o mensualmente (Mendonça Pinto, 2021).

Histórico es también el reconocimiento de la atención, dedicación y afecto que Madrinha Rita dedica a las mujeres que forman parte del Santo Daime, y su tristeza ante las injusticias que a veces impregnan la relación de los hombres hacia las mujeres dentro de la religión.

Fue a una mujer – Regina Pereira – a quien Madrinha Rita entregó la casa donde vivía con el padrino Sebastião, cuando cambió de domicilio.

La ausencia de celos en su relación con Padrinho Sebastião y los miembros de su familia y su apertura para que sus seguidores/as puedan vivir su vida de forma libre y plena también se adelantaron siempre a su tiempo, y es otro rasgo llamativo de Madrinha Rita.

Como cuenta doña Biná, otra anciana de Santo Daime e importante cronista de la religión (Mendonça Pinto, 2021):

“Invitada por un grupo argentino para un ritual con São Pedro (Echinopsis pachanoi), fui a consultar a la madrina. Me contestó: vete a ver lo que no sabes. ¿De qué tienes miedo?”

También es un hito histórico para todo el Santo Daime, especialmente frente a la postura machista y homofóbica de algunos miembros de la religión, la autorización personal que dio Madrinha Rita para que una pareja de lesbianas pudiera casarse en el ritual daimista (Platero y Platero, 2020).

Fuente: Archivos CEDOC

Un ejemplo de poder y agencia femenina en el universo del Santo Daime y la ayahuasca

Madrinha Rita también recibió sus propios himnos religiosos, las canciones canalizadas espiritualmente en el ámbito del Santo Daime. Recogidos en un conjunto de himnos llamado Lua Branca (Luna Blanca), sus cánticos son considerados enseñanzas de curación, amor, calma, paz y unión por los/as practicantes de Daime de todo el mundo, y ya han sido traducidos a varios idiomas, como el inglés, el holandés, el español, el italiano y el japonés.

Según la mitología del Daime, fue una diosa universal, la Reina de la Selva, la que impartió las enseñanzas del Santo Daime y reveló los misterios de la ayahuasca al Maestro Irineu. Más que una mitología que incluye a las mujeres, se trata de una mitología en la que la agencia y el protagonismo femeninos son decisivos y fundamentales.

La vida de Madrinha Rita es un bellísimo ejemplo del protagonismo femenino en la vida social del Daime, de la íntima y hermosa relación entre la planta maestra y la agencia femenina en el universo de la Ayahuasca, y del poder que existe al compartir estas historias.

Es muy importante, por lo tanto, que se visibilicen las trayectorias femeninas en el Santo Daime y que las mujeres de este grupo puedan contar cada vez más sus historias. La vida de Madrinha Rita es un bellísimo ejemplo del protagonismo femenino en la vida social del movimiento del Santo Daime, de la íntima y hermosa relación entre la planta maestra y la agencia femenina en el universo de la ayahuasca, y del poder que existe al compartir estas historias. Que cada vez más mujeres levanten la voz para contar sus historias, como Madrinha Rita levantó la suya y cantó en sus himnos:

“Contaré mi historia

Desde que comenzó

Santo Daime es mi vida

Mi camino, mi maestro

Ahora diré

Lo que Él me enseñó”.

Este artículo fue originalmente publicado en portugués por Chacruna Latinoamérica

Artículo traducido por Ana Gretel Echazú ​Böschemeier, PhD. Contacto: gretigre@gmail.com

Portada de Mariom Luna.

Madrinha Rita con su hermana, madrinha Júlia. Imagen: Rafael Oliveira.

Referencias:

BROOKE, James A. (1991, Mayo 15). Manaus journal – For the rubber soldiers of Brazil, rubber checks. New York Times. Disponible en: https://www.nytimes.com/1991/05/15/world/manaus-journal-for-the-rubber-soldiers-of-brazil-rubber-checks.html

ICEFLU. (n.d.). Madrinha Rita. Santo Daime. Disponible en: http://www.santodaime.org/ 

MENDONÇA PINTO, Albina Luiza Autran. (2021). Costurando os retalhos: Crônicas do Céu do Mapiá. Editora Reviver, São Paulo.

MÓRTIMER, Lúcio. (2019). Bença, Padrinho! Editora Reviver, São Paulo.

PLATERO, Lígia e PLATERO, Klarissa. (2020). Uma experiência de casamento homossexual no Santo Daime.  Chacruna Latinoamérica. Disponible en: https://chacruna-la.org/uma-experiencia-de-casamento-homossexual-no-santo-daime/

Únete a nuestro Newsletter / Inscreva-se na nossa Newsletter

Te podría interesar

Loading...