Cultura Español

Valentina Pavlovna Wasson. El costo de la omisión y la importancia de corregir la historia

La historia de Valentina nos recuerda que nunca sabes a dónde te llevarán tus pasiones, o a dónde llevarán a los demás. Valentina Wasson pasó su infancia en Rusia amando las setas y alimentó ese amor a lo largo de su vida. En esencia, es esa pasión infantil simple y sincera que cambió el mundo para todos nosotros.

Amy Bartlett y Monnica Williams

Deténganos si ha escuchado esto: un hombre blanco ambicioso, valiente y pionero viaja a México en la década de 1950 y es invitado a una ceremonia de hongos con una curandera. Tiene una profunda experiencia personal y trae su relato de esta aventura a una publicación importante en los Estados Unidos, anunciando la introducción del hongo psilocibina en América del Norte y el mundo.

Para aquellos que se dedican regularmente a la investigación en el campo de los psicodélicos, es probable que todos hayamos escuchado esta versión de la historia de R. Gordon Wasson cientos de veces. Excepto que seguimos contando una historia incompleta, una y otra vez… hasta hace poco. Los académicos apenas comienzan a prestar más atención a las mujeres detrás de estas historias.

Cover of the May 1957 issue of This Week magazine. In the foreground is a photo of Valentina Wasson with her arms crossed and the quote "I Ate The Sacred Mushrooms." In the background is a large mushroom figure with a face.
Portada de This Week con Valentina Wasson (19 de mayo de 1957)

Nuestros puntos ciegos colectivos

Esta interpretación errónea ocurrió recientemente (e irónicamente) en un artículo sobre la importancia de la equidad y la inclusión en el renacimiento psicodélico. Específicamente, si bien destaca las contribuciones a menudo poco citadas de la curandera nativa mazateca, María Sabina, Gordon Wasson es reconocido como “el occidental más notable que ingirió psilocibina intencionalmente en México”, así como el único autor del libro Mushrooms, Russia, and Historia.

De hecho, la esposa de Gordon, la Dra. Valentina “Tina” Pavlovna Wasson, tuvo tanta influencia, si no más, en llamar la atención de los norteamericanos sobre el hongo de la psilocibina.

Hablemos de la Dra. Valentina Wasson

En muchos sentidos, las historias que contamos sobre R. Gordon Wasson y otros “padres fundadores” de los estudios psicodélicos se aceptan universalmente como canon dentro de la comunidad psicodélica. Pero cuando aceptamos la repetición por encima del rigor y no cuestionamos las historias que contamos, caemos presa de las mismas suposiciones misóginas de la época que hicieron que figuras como la Dra. Valentina Wasson fueran invisibles para los investigadores, escritores e historiadores en primer lugar.

Valentina era pediatra y científica, y una apasionada entusiasta de la micología, un pasatiempo que había cultivado cuando era niña en Rusia. También fue una prolífica entomicóloga e investigadora. La historia “real” del “descubrimiento” de la psilocibina por parte de Occidente es que después de que Valentina dirigió varias expediciones anteriores para investigar los usos tradicionales de los hongos en México, María Sabina presentó a Valentina y a su esposo (que era banquero, no científico de profesión) a su práctica basada en hongos de psilocibina. Los Wasson juntaron esporas de hongos durante esta visita, que posteriormente fueron cultivadas y analizadas por el investigador psicodélico y químico Albert Hofmann, lo que facilitó directamente su aislamiento de la molécula de psilocibina.ç

Valentina desarrolló una profunda pasión profesional y personal por el hongo de la psilocibina, e hizo contribuciones importantes e influyentes a su popularización en todo el mundo occidental

Valentina desarrolló una profunda pasión profesional y personal por el hongo de la psilocibina, e hizo contribuciones importantes e influyentes a su popularización en todo el mundo occidental, como su creencia de que la psilocibina podría usarse con fines terapéuticos, incluso para apoyar el proceso de muerte, otra idea eso la pone por delante de su tiempo.

Mientras actualizamos esta historia, aclaremos otras dos atribuciones erróneas que a menudo se pasan por alto: Gordon de hecho escribió sus experiencias muy citadas en un famoso artículo de la revista Life titulado “Buscando al hongo mágico”. Sin embargo, la cuenta personal de Valentina también se publicó solo unos días después en una revista muy popular en ese momento, llamada This Week. Esta era un suplemento de revista dominical sindicado a nivel nacional que se incluyó en los periódicos estadounidenses entre 1935 y 1969.

En su apogeo en 1963, This Week se distribuyó con las ediciones dominicales de 42 periódicos para una circulación total de 14,6 millones. Esta amplia exposición pública a su relato de su tiempo en México muestra que las contribuciones de Valentina no se pasaron por alto en ese momento: tenía voz y la estaba usando. En cambio, a esa voz no se le otorgó un lugar permanente en la conciencia colectiva de los estudios psicodélicos, y los que vinieron después la han olvidado en gran medida.

A page of Valentina Wasson's article in This Week, featuring a photograph of George and Valentina Wasson
Una página del artículo de Valentina en This Week con Gordon y Valentina en la foto.

La segunda atribución errónea se relaciona con la omisión de sus contribuciones escritas al campo, ya que fue Valentina quien era la experta en etnomicología y, de hecho, ella es la autora principal del texto de dos volúmenes, Mushrooms, Russia, and History, no su esposo Gordon. como se cita con frecuencia. Los libros incluyen un relato denso y vibrante del mundo de los hongos en Rusia y Europa del Este, entretejiendo la micología y la botánica locales con mitos históricamente significativos y eventos históricos en la región. En el Volumen II de la colección, Valentina también detalla su experiencia en México, incluyendo fotografías y arte de su visita. Estos libros capturan la pasión de toda la vida de Valentina por los hongos y honran la influencia que tuvo su infancia rusa llena de hongos en sus importantes contribuciones a la popularización de los hongos con psilocibina y el crecimiento del campo psicodélico.

Por qué es importante la atribución correcta

La prevalencia y el legado problemático de estos descuidos y atribuciones erróneas es algo que todos deberíamos trabajar para desmantelar. Desafortunadamente, mientras Gordon es exaltado en la historia de la psicodelia, la Dra. Valentina Wasson y sus muchos logros son olvidados, oscurecidos y relegados a un segundo plano, al igual que muchas otras mujeres de este tiempo.

La realidad para quienes investigan en este espacio es que simplemente es más fácil encontrar referencias sobre hombres blancos y, en este caso, este sesgo probatorio ha resultado en un descuido inexacto y marginador que se ha replicado cientos de veces en artículos académicos e investigaciones.

La realidad para quienes investigan en este espacio es que simplemente es más fácil encontrar referencias sobre hombres blancos y, en este caso, este sesgo probatorio ha resultado en un descuido inexacto y marginador que se ha replicado cientos de veces en artículos académicos e investigaciones. El fenómeno de ser oscurecido en la investigación está bien documentado entre muchas comentaristas femeninas clave en el movimiento psicodélico. Y como nos muestra el caso de Valentina, podemos y debemos hacerlo mejor.

Las implicaciones de este descuido, y muchos más similares, no deben tomarse a la ligera. La historia de Valentina es similar a muchas docenas de personas marginadas cuyas contribuciones han sido subestimadas y subestimadas en la literatura y en la cultura popular en torno a los psicodélicos. A medida que se desarrolla el renacimiento psicodélico y a medida que más personas aprenden sobre los psicodélicos, es esencial que construyamos una comprensión colectiva y una conciencia de la diversidad y complejidad que nos ha llevado a donde estamos hoy.

Como muestra la historia de Valentina, aquellos de nosotros comprometidos con la construcción y el crecimiento de un movimiento psicodélico inclusivo tenemos la responsabilidad colectiva de garantizar que las voces y las contribuciones de los grupos históricamente marginados tengan el mismo lugar y entusiasmo en el presente. Su historia también nos muestra que estas influyentes figuras olvidadas del pasado deben ser recordadas y celebradas por sus contribuciones a este momento y al futuro inclusivo y vibrante que estamos creando juntos. El trabajo psicodélico es más impactante cuando abarca la diversidad y complejidad inherentes del viaje.

Conoce más sobre Indigenous Reciprocity Initiative of the Americas

Además, la historia de Valentina nos recuerda que nunca sabes a dónde te llevarán tus pasiones, o a dónde llevarán a los demás. Valentina Wasson pasó su infancia en Rusia amando las setas y alimentó ese amor a lo largo de su vida. En esencia, es esa pasión infantil simple y sincera que cambió el mundo para todos nosotros. Por lo tanto, su historia también nos muestra el poder de seguir la pasión de nuestra vida con humildad, curiosidad y un corazón abierto. Y esta es una historia que definitivamente vale la pena recordar.

A medida que se desarrolla el renacimiento psicodélico, podemos seguir recordando lo que hemos olvidado. Con intención, podemos corregir nuestros errores del pasado y responsabilizarnos unos a otros por las historias que contamos mientras construimos el futuro de los estudios psicodélicos. Debemos crear una fuerte cultura de la curiosidad: cuestionar nuestras suposiciones con un ojo crítico e interseccional, y desmantelar las historias y prácticas que siguen replicando las desigualdades sociales y culturales en la investigación y la historia psicodélica.

Ya sea que estemos hablando de las leyendas que hemos tejido colectivamente sobre los fundamentos de la investigación psicodélica, o si estamos dando cuenta de la raza, el género, la sexualidad y la cultura en los ensayos clínicos, los estudios y la construcción de comunidades psicodélicas en los tiempos modernos: inclusión, atribución, y cuestiones de rendición de cuentas.

Los psicodélicos enseñan a las personas a cuestionar lo que creen que saben sobre sí mismas y el mundo que las rodea.

Los psicodélicos enseñan a las personas a cuestionar lo que creen que saben sobre sí mismas y el mundo que las rodea. Esta lección también se aplica a la comunidad psicodélica y las historias que contamos sobre nosotros mismos y entre nosotros.

Ser curioso. Hacer preguntas. Buscar la verdad.

Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Chacruna Institute.

Artículo traducido por Ibrahim Gabriell.

Portada de Trey Brasher.

Únete a nuestro Newsletter / Inscreva-se na nossa Newsletter

Te podría interesar

Loading...