Cultura Español

La maravillosa y absurda vida de Rosemary Woodruff Leary: icono de la moda, fugitiva y pionera psicodélica (segunda parte: libertad y falta de libertad)

Para algunos, Rosemary era la esbelta y bella esposa de Timothy Leary, quien a menudo aparecía a su lado durante las entrevistas para la prensa; para otros, es un ícono de la moda cuya influencia fue elogiada recientemente en la revista Vogue. Para la comunidad psicodélica y la contracultura, es una figura heroica en la Guerra contra las Drogas que se aferró a sus principios y se negó rotundamente a dar nombres a las autoridades federales.

Podría decirse que su decisión de participar en una fuga fue la más importante de la vida de Rosemary. No importa cuál sea el resultado, habría graves repercusiones que afectarían el resto de su vida. Si el complot fallaba, Tim probablemente sería trasladado a Folsom o San Quentin, donde permanecería durante muchos años y las autoridades penitenciarias probablemente descubrirían su participación en el complot. Si la fuga tenía éxito, Rosemary sería considerada una criminal de alto perfil por “ayudar y ser cómplice” en su fuga. Ella sería perseguida agresivamente por el FBI y la Oficina de Narcóticos y Drogas Peligrosas (BNDD). Rosemary estaba en libertad condicional por cargos anteriores, por lo que su participación fue muy arriesgada, por decir lo menos. A pesar de las graves consecuencias, Rosemary abrazó la trama aunque no estaba convencida de que tuviera éxito.

Psychedelic Refugee enfatiza que el optimismo de Rosemary parecía provenir de sus experiencias con psicodélicos. Es difícil de explicar o cuantificar, pero experimentar con psicodélicos hace que ciertas personas sean más audaces de lo que normalmente serían. A través de sus experimentos con la alteración de su conciencia, Rosemary había aprendido a adoptar un estado de valentia. El complot de fuga fue otra prueba más de su fuerza de voluntad y fuerza interior.

“A través de sus experimentos con la alteración de su conciencia, Rosemary había aprendido a adoptar un estado de valentía”.

Rosemary fue una pieza clave en el plan de escape. Recaudó $ 20,000 de la Hermandad del Amor Eterno, una entidad que a menudo era generosa con los recursos financieros que poseían. Rosemary también actuó como intermediaria con Weather Underground, que proporcionó un automóvil de escape, identificaciones falsas y varias casas de seguridad en San Francisco y en el estado de Washington. La trama en sí contenía múltiples riesgos. El exprofesor de psicología de 49 años que fumaba demasiado tendría que trepar a un gran árbol y luego atravesar el techo de dos bloques de celdas para alcanzar un cable telefónico que tendría que agarrar con guantes de balonmano y envolver con cuidado sus tobillos alrededor de él; una vez que todo su peso descansara sobre el cable del teléfono, tendría que avanzar poco a poco como una oruga hasta llegar al otro lado de la cerca de alambre de púas de tres metros y medio. Si en algún momento se caia del cable del teléfono, sin duda se rompería muchos huesos y probablemente terminaría en Folsom por el resto de su vida. Definitivamente perdería su derecho a permanecer en la Colonia de Hombres de California en San Luis Obispo, la prisión más “humana” del estado.

Timothy Leary's prison escape route.
Diagrama de la ruta de escape de Leary tomado de sus memorias, Flashbacks (1983).

Cuando finalmente llegó la noche de la fuga, Leary hizo una última lectura de cartas del tarot (no estamos seguros de lo que sugerían las cartas) y luego algo de yoga en el patio de la prisión. Mientras acomoda su pose, el profesor de psicología se enfoca en el poste telefónico y el cable telefónico que puede ver a lo lejos. Luego se visualiza a sí mismo cruzando al otro lado de la cerca de alambre de púas. Más tarde esa noche, ejecutaría con éxito este plan de escape y sería llevado al estado de Washington, donde finalmente se reuniría con Rosemary.

Sacar a Tim de prisión fue ciertamente un gesto audaz, pero irónicamente resultó en un estado de falta de libertad porque ambos estaban constantemente preocupados por ser detenidos por el FBI y la BNDD. Tim y Rosemary alteraron su apariencia para escapar de la detección. Leary se convirtió en “William J. McNellis”, un hombre de negocios del medio oeste y Rosemary se convirtió en “Margaret Ann McCreedy”.

The aliases of Timothy and Rosemary Leary.

Sus identidades alteradas reemplazaron la alteración de la conciencia. Sin embargo, la búsqueda de autonomía de Rosemary se extendió a su vida personal. En el exilio, Rosemary se volvió cada vez más deprimida y alienada; era difícil vivir con una maleta y la creciente presión de una mayor vigilancia pesaba sobre su psique y sobre su matrimonio. Cuando el FBI, la BNDD y la administración de Nixon convirtieron a Tim y Rosemary en los principales objetivos de captura, Rosemary luchó por mantener la cordura.

¡Únete a nuestra próxima conferencia!

La sección posterior a la fuga de Psychedelic Refugee (1971 a la década de 1980) se centra en la búsqueda de Rosemary de la paz interior y la autonomía personal. A medida que Rosemary es atraída más y más hacia la órbita de Leary, se encuentra perdiendo lentamente su sentido de individualidad.

“Era como si se alegrara de la respuesta de la prensa, la necesidad de más abogados y fondos, la amenaza de juicio y prisión, la invitación a subir a la cruz, el mito del héroe trágico: un dulce sueño de opresión. Era la película [de Timothy Leary]”.

Rosemary Woodruff Leary

El tema de perder el sentido de sí misma se había observado en partes anteriores de sus memorias. Ya en 1966, Rosemary también había sido testigo de la curiosa respuesta de Tim al arresto de Millbrook: “Tim fue puesto en libertad bajo fianza más tarde ese mismo día. Indemne, de buen humor y despreocupado, casi parecía disfrutar de esta nueva confrontación con la ley. Era como si le gustara la respuesta de la prensa, la necesidad de más abogados y fondos, la amenaza de juicio y prisión, la invitación a subir a la cruz, el mito del héroe trágico: un dulce sueño de opresión. Era su película”.

El matrimonio de Rosemary con Leary le dio una visión íntima de la afición de su marido por mitificarse a sí mismo y el hecho de que nunca conoció un micrófono del que no se enamorara. Aunque Tim parecía disfrutar interpretando papeles arquetípicos para la contracultura (hombre sabio, sumo sacerdote y rebelde antisistema), Rosemary, mientras está en el exilio, anhela una vida pacífica y donde ella y Tim puedan escribir libros y escapar de los aduladores y de la máquina publicitaria a la que Tim no puede resistirse.

Tim and Rosemary Leary in exile in Algeria in 1972
Rosemary y Tim Leary exiliados en Argelia, alrededor de 1972.

En la primavera de 1971, Rosemary comienza a considerar seriamente separarse de Tim. Al principio buscó una separación, pero se convirtió en una ruptura permanente. El relato de Rosemary sobre su relación en Psychedelic Refugee ofrece una visión más matizada de su política marital. Rosemary estaba decidida a no ser una víctima pasiva. Aunque Rosemary temía que algunos en la contracultura la demonizaran por dejar a su esposo, ella procedió de todos modos.

“Wandering and Return”, el capítulo final, es quizás el más fascinante de todos; cubre la odisea de Rosemary en la clandestinidad de la década de 1970 y su regreso homérico a los Estados Unidos en 1976. La narración de este capítulo se basa en una entrevista que le dio a Robert Greenfield en 1997. Rosemary habló abiertamente sobre sus experiencias en el exilio y fue menos preocupada por incriminarse a sí misma y a los demás. Aquí menciona por primera vez a John Schewel, su apuesto amante y compañero en el exilio. Rosemary describe cómo Schewel la llevó con éxito a la clandestinidad cuando dejó a Leary en el otoño de 1971. Durante dos décadas, Schewel y Rosemary viajaron por el mundo, viviendo en Canadá, Afganistán, Sicilia, Colombia y Costa Rica, completamente fuera del radar de autoridades federales de los Estados Unidos.

“Aprendí a ser yo misma y a vivir sin un hombre, a cocinar para mí y a estar sola”.

Rosemary Leary Woodruff

Rosemary y Schewel finalmente vuelven a ingresar a los EE. UU. Haciéndose pasar por esquiadores acuáticos en un bote de cigarrillos que llega a salvo a la costa en Ft. Lauderdale, Florida. La pareja finalmente decidió establecerse en Provincetown, Massachusetts, que resultó ser un refugio seguro para Rosemary durante casi dos décadas. Aunque le gusta vivir en las afueras de Cape Cod, le recuerda al lector que siempre dormía con la maleta hecha y los tenis al lado de la cama. Cuando ella y Schewel se separan en la década de 1980, ella abraza su nueva independencia: “Aprendí a ser yo misma y a vivir sin un hombre, a cocinar para mí y a estar sola”.

John Schewel
Una foto extremadamente rara de John Schewel en Provincetown a principios de la década de 1980. Schewel fue el compañero y amante de Rosemary en la clandestinidad y miembro original de la Liga del Descubrimiento Espiritual, que fue cofundada por Nina Graboi y Timothy Leary en 1966. Foto cortesía de Gary Woodruff.
Rosemary Woodruff Leary living underground in Provincetown, Massachusetts
Rosemary Woodruff Leary vivió de forma underground en Provincetown, MA durante casi dos décadas. Montó su bicicleta porque no quería sacar una licencia de conducir con un nombre falso (Delito Federal). Foto cortesía de Gary Woodruff.

Psychedelic Refugee termina simbólicamente con el reencuentro de Rosemary con Tim unos 20 años después de su ruptura en Suiza. En ese momento, Rosemary vivía bajo tierra y Tim era soltero después de que Barbara Chase, su quinta esposa, lo dejara unas semanas antes. Rosemary describe el encuentro en el Museo de Arte Asiático en el Golden Gate Park en diciembre de 1992: “Ambos estábamos tan alterados físicamente que éramos irreconocibles como habíamos sido alguna vez. Pero como siempre que nos reuníamos después de una fuga o cuando había salido de la cárcel, era una película. En Vista Vision y Technicolor. Pantalla ancha. Tim era tan bueno creando drama y le encantaba jugar y era brillante en eso”. Tim incluso tenía un as bajo la manga: “Me pidió que me casara con él [y] dije que no. Y me dijo: ‘Pues entonces tendré que tacharte de mi lista’”.

Después de leer Psychedelic Refugee, tengo la impresión de que hay muchas versiones de Rosemary Woodruff Leary que circulan en la imaginación del público. Para algunos, era la esbelta y bella esposa de Timothy Leary, quien a menudo aparecía a su lado durante las entrevistas para la prensa; para otros, es un ícono de la moda cuya influencia fue elogiada recientemente en la revista Vogue. Para la comunidad psicodélica y la contracultura, es una figura heroica en la Guerra contra las Drogas que se aferró a sus principios y se negó rotundamente a dar nombres a las autoridades federales. Cada una de estas versiones de Rosemary es precisa, pero para mí lo que más sobresalió en Psychedelic Refugee fue el sólido sentido del humor de la autora y su generosidad de espíritu frente a la adversidad. Después de todo, tenía todo el derecho de estar molesta por los enormes sacrificios que tuvo que hacer durante las últimas tres décadas de su vida. ¿Quién hubiera pensado que la narradora vibrante y amante de la diversión, una persona que claramente amaba la vida y estar en compañía de los demás, terminaría viviendo una vida solitaria y kafkiana en la clandestinidad durante 23 años? Aunque Rosemary se encontró frecuentemente en situaciones precarias y absurdas durante sus últimas tres décadas, Psychedelic Refugee no es la memoria de una persona amargada y enfadada. En cambio, presenta la voz de una heroína magnánima que vivió lo suficiente para contar su historia.

La primera parte de “La vida maravillosa y absurda de Rosemary Woodruff Leary: ícono de la moda, fugitiva y pionera psicodélica” se puede encontrar aquí

Cover of Rosemary Woodruff-Leary: Psychedelic Refugee

Muchas gracias a John Schewel, Denis Berry, Gary Woodruff y Lindsay Brice. Entrevisté a cada uno de ellos para poder entender más sobre los últimos diez años de la vida de Rosemary. Aunque en realidad no usé ninguna cita de sus entrevistas para este artículo, aprendí mucho sobre la vida de Rosemary y su decisión de resurgir en 1994. También quiero agradecer a Thomas Lannon, ex curador de los Archivos de la Biblioteca Pública de Nueva York. Cuando visité la Biblioteca Pública de Nueva York en agosto de 2019, Thomas se aseguró de que tuviera acceso completo a los documentos de Rosemary y al manuscrito de “La hija del mago”. Por último, me gustaría agradecer al difunto David E. Philips, amigo y confidente de Rosemary, por rescatar las memorias de Rosemary de la oscuridad de los archivos.

Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Chacruna Institute.

Artículo traducido por Ibrahim Gabriell.

Portada de Mariom Luna.

Únete a nuestro Newsletter / Inscreva-se na nossa Newsletter

Te podría interesar

Loading...