Cultura Español

Betty G. Eisner. Heroína, ¿pero con un detalle?

Contextualizar a Betty Eisner dentro de estas dinámicas de poder estructural nos anima a pensar más allá de sus triunfos y tragedias personales, desafiar la noción común de que los psicodélicos fueron promovidos por los científicos renegados y, en cambio, explorar cómo se construyeron los psicodélicos en diálogo con una serie de normas sociales.

Timothy Leary, Ram Dass. Ambos fueron tan formativos para mí como lo fueron para los mundos de los que formaban parte; y, sin embargo, me había cansado mucho de la saga de la historia psicodélica que comenzaba con sus nombres. Cuando era un Deadhead adolescente, su uso de psicodélicos para criticar y reimaginar la sociedad inició mi pensamiento sobre las formas en que nuestra realidad se construía socialmente. Más tarde, como estudiante de psicología inmersa en el construccionismo social e interesado en la historia de los psicodélicos, comencé a detectar un lugar al que sus teorías sobre la fabricación social de la realidad no llegaban, es decir, noté cómo su celebridad repetía las heroicidades masculinas blancas de una sociedad patriarcal, desplazó la participación de las personas en las intersecciones marginadas de la identidad y, en última instancia, mostró que los psicodélicos pueden no haber descosido el tejido social en la medida en que pensaban que era posible.

Betty Grover Eisner, PhD

Así es como llegué a enfocar mi energía de historiador en la psicóloga estadounidense y pionera de la psicoterapia asistida por LSD Betty Eisner (1915-2004). El tema de mi tesis de maestría, Eisner era un innovadora voraz y networker, centrada en el desarrollo de la psicoterapia psicodélica en el repertorio y en la legitimidad profesional. Era penetrantemente curiosa e intuitiva sobre el funcionamiento interno de la psique, pero también profundamente disciplinada; a pesar de toda la metodología y la metafísica que inventó, Eisner basó su práctica en la tradición psicoanalítica y supo presentar sus descubrimientos a los hombres de tweed en habitaciones de caoba. Ayudó a codificar los conceptos básicos de la caja de herramientas psicodélicas clínicas, mejorando y teorizando el “set y setting“, como el uso de la música, el arte y los espejos. Participó en conferencias históricas y asumió un papel activo en la construcción de la cohesión profesional entre un grupo internacional de psiquiatras y psicólogos que trabajaban con LSD.

Cuando se prohibieron los psicodélicos, Eisner continuó trabajando en psicología de vanguardia, incluida la psicoterapia transpersonal, la terapia de grupo y la formación de comunidades intencionales basadas en principios psicoterapéuticos. Es difícil leer la biografía de Eisner y no sorprenderse por la fuerza vital que ella vertió en la revolución psicodélica y su repercusión en la contracultura psicoterapéutica. O, para decirlo de otra manera, Betty Eisner era tan merecedora de glorificación como el elenco de deidades psicodélicas exclusivamente masculinas de la década de 1960, y esperaba que promover su historia podría ayudar a comenzar a rectificar las exclusiones basadas en la identidad que perseguían la historia de los psicodélicos.

Betty Eisner: Heroine with a Hitch? - Chacruna
Ilustración de Marialba Quesada

Es difícil leer la biografía de Eisner y no sorprenderse por la fuerza vital que ella vertió en la revolución psicodélica y su repercusión en la contracultura psicoterapéutica.

Pero hubo un problema. En 1976, un cliente murió a su cuidado, y las circunstancias de su muerte revelaron una historia alternativa sobre ella que fue difícil para mí reconciliar con la campeóna psicodélica en el que se había convertido en mi mente. Eisner no discute este trágico evento en sus memorias; su carrera clínica simplemente termina en junio de 1978 después de una década fructífera explorando el Ritalin, la ketamina y el trabajo corporal como alternativas legales al LSD. Enterrado en los archivos legales de sus audiencias con la Junta de Aseguramiento de la Calidad Médica de California, supe que el cliente de Eisner murió después de experimentar una respuesta física extrema a una sesión que involucró Ritalin, trabajo corporal y “explosiones” (una técnica para liberar emociones a través de gritos, relacionados con la terapia de gritos primarios) mientras se toma un baño mineral.

Según el testimonio de Eisner, el cliente no había cooperado durante toda la sesión (tal vez incluso suicida), pero en cierto punto su nivel de energía bajó, y ella y su asistente lo ayudaron a salir de la bañera y a meterse en la cama. A medida que la gente comenzó a llegar para la sesión de terapia grupal de esa noche, la condición del cliente empeoró y Eisner coordinó al grupo para llamar a una ambulancia y ayudar al cliente. Cuando llegaron los médicos, no pudieron resucitarlo. Pero cuando se lo llevaron, Eisner y su grupo de terapia tenían la esperanza de que, no obstante, se recuperara por completo.

¿Un riesgo laboral? No me pareció así. Mientras leía los testimonios de sus clientes, aprendí que todo lo que Betty Eisner describió como atención de vanguardia estaba envuelto en transgresiones de límites, imprudencia médica y dinámicas de poder deformadas entre el cliente y el terapeuta. En esa sesión en particular, los clientes alegaron que Eisner tenía miedo de llamar a los paramédicos y manejar la investigación que seguiría, llegando incluso a instruir a los clientes para que realizaran RCP mientras pensaba en una historia de portada para la policía. Antes de llegar a ese punto, dirigió al grupo a través de cánticos y medicina energética, lo que hicieron a pesar de su insistencia en pedir ayuda, porque de lo contrario sería actuar “fuera de autoridad” (los paramédicos lo corroboraron, informando que entraron a una escena de “15 a 20 personas de edades comprendidas entre finales de la adolescencia y finales de los 50, parados alrededor de la víctima tomados de la mano [en lo que parecía] ser algún tipo de ritual oculto”).

Mientras leía los testimonios de sus clientes, aprendí que todo lo que Betty Eisner describió como atención de vanguardia estaba envuelto en transgresiones de límites, imprudencia médica y dinámicas de poder deformadas entre el cliente y el terapeuta.

Al examinar estos testimonios, quedó claro que Eisner había cultivado una dinámica de grupo que la centró como una autoridad absoluta y, según un cliente, le dio la desobediencia como “herejía”. Esta dinámica tardó años en gestarse. Los clientes de su grupo vivían juntos en casas que ella administraba, y utilizó la reubicación y el desalojo como palanca sobre ellos. Ella les prohibió ver a los médicos, en lugar de eso insistió en que sus problemas de salud eran psicógenos y que sería mejor que los tratara ella. Esto fue especialmente grave cuando los clientes experimentaron lesiones relacionadas con la terapia, como costillas rotas como resultado de un trabajo corporal pesado bajo anestesia con ketamina, o pérdida del conocimiento como resultado de un “tratamiento” basado en la asfixia que Eisner llamó “contención”. También estableció jerarquías de poder entre los propios clientes, en un caso ordenando a los miembros de uno de los hogares de su grupo de clientes que restringieran a uno de sus residentes a una cama durante días, restringiendo las comidas y las visitas al baño del residente. Los clientes obedecieron porque su desacuerdo desharía años de terapia, o al menos eso es lo que les dijo Eisner.

Prestar atención al contexto que la rodea me enseñó una lección importante sobre los matices de la historia feminista. Más allá de recuperar las historias de individuos marginados, un enfoque feminista de la historia puede ayudar a deshacer el modo de narración histórica que centra el ingenio de los individuos en primer lugar, en lugar de cambiar el énfasis en su arraigo social.

Este oscuro episodio en la carrera de Eisner reformuló mis impresiones de ella como activista feminista o figura pionera en psicología. Llamó mi atención hacia los sistemas sociales en los que estaba inserada Eisner. Más que sus logros personales, sentí curiosidad por saber cómo las comunidades profesionales de Eisner en psicología y psicoterapia responderían a su situación, y cómo estas respuestas reflejaban las expectativas sobre el género y la política de la psicoterapia de la época. Prestar atención al contexto que la rodea me enseñó una lección importante sobre los matices de la historia feminista. Más allá de recuperar las historias de individuos marginados, un enfoque feminista de la historia puede ayudar a deshacer el modo de narración histórica que centra el ingenio de los individuos en primer lugar, en lugar de cambiar el énfasis en su arraigo social.

Mi supervisora, Alexandra Rutherford, me envió recientemente un breve artículo de la escritora de ciencia ficción Ursula K. Le Guin titulado “La teoría de la ficción de la bolsa de transporte”. En él, Le Guin señala que la historia de un héroe rara vez deja espacio para todos los detalles de la vida en la que está incrustado el héroe, pero en realidad, el trasfondo del héroe está lleno de una actividad discreta que hace posible su historia. Le Guin también se refiere continuamente al héroe con el pronombre “él”, porque tanto en nuestra historia como en nuestro presente, las condiciones sociales hacen que sea más probable que sea un hombre quien haga grandes gestos desde lugares visibles. ¿Y si, en cambio, el contexto en sí fuera “héroe” (The Hero)? Para Le Guin, esto parecería menos un ciclo entre el triunfo y la tragedia, y más atención a la riqueza y sutileza de los mundos que llevaron las vidas de personas como Betty Eisner.

Conoce más sobre Indigenous Reciprocity Initiative of the Americas

Este último pensamiento es especialmente importante para recuperar el lugar de Eisner en la historia de los psicodélicos. Hizo contribuciones duraderas y merece crédito como innovadora, creadora de redes y agente de cambio cultural. Pero lo que es más interesante, la forma de sus éxitos, adversidades y contratiempos reflejan un mundo que estaba preparado para responderle con suposiciones particulares sobre el género y quién tiene derecho a desafiar la autoridad. La historia de Eisner es compleja, y para darle sentido a su vida, debemos prestar atención al contexto social en el que se encontraba inmersa: ¿Qué nos revela su navegación por los espacios profesionales sobre cómo las disciplinas de la psicología y la psiquiatría fueron de género y, por lo tanto, cómo fueron de género los psicodélicos? ¿Qué revelan sus interacciones con las autoridades profesionales sobre las actitudes convencionales hacia los psicodélicos y cómo estas actitudes estaban cargadas de poder?

Contextualizar a Eisner dentro de estas dinámicas de poder estructural nos anima a pensar más allá de sus triunfos y tragedias personales, desafiar la noción común de que los psicodélicos fueron promovidos por los científicos renegados y, en cambio, explorar cómo se construyeron los psicodélicos en diálogo con una serie de normas sociales. Esto es particularmente crucial para la historia de los psicodélicos, ya que estas sustancias a menudo se sugieren para ayudarnos a mirar detrás del velo de la sociedad y exponer la tiranía de la hegemonía. Si bien hay algo de verdad en eso, una mirada contextual a la vida de Eisner muestra que los psicodélicos también están constituidos socialmente, moldeados por personas e instituciones para satisfacer sus propias y complejas intenciones. Así que sí, Betty Eisner merece ser recordada junto a otros pioneros psicodélicos por su ingeniosa configuración de la práctica clínica para satisfacer el potencial terapéutico de los psicodélicos, pero también para mostrar las formas en que los psicodélicos fueron moldeados por las personas y sociedades con las que coexistieron.

Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Chacruna Institute.

Artículo traducido por Ibrahim Gabriell.

Portada de Mariom Luna.

Únete a nuestro Newsletter / Inscreva-se na nossa Newsletter

Te podría interesar

Loading...