Cultura Español

Heroínas de la mescalina

En 1905, a varias mujeres (y un hombre), detenidas en una institución psiquiátrica en Breslau, ahora Polonia, se les administraron extractos del cactus Peyote por vía intravenosa. Al menos dos de ellas tuvieron, al parecer, experiencias “místicas” en toda regla.

22 de Noviembre del 2021
+ posts

Ivo Gurschler es un filósofo que actualmente escribe su doctorado sobre la "Genealogía de la mescalina" en la Academia de Bellas Artes de Viena. Desde 2015, es coeditor de la serie de monografías Schriften zur Verkehrswissenschaft (antes TUMULT). Además de ser un escritor independiente, trabaja a tiempo parcial como director de proyectos para una editorial educativa.

En 1905, a varias mujeres (y un hombre), detenidas en una institución psiquiátrica en Breslau, ahora Polonia, se les administraron extractos del cactus Peyote por vía intravenosa. Al menos dos de ellas tuvieron, al parecer, experiencias “místicas” en toda regla. En 1920, una estudiante de medicina, Leni Alberts, hizo los primeros experimentos con mescalina pura en la Clínica Universitaria de Heidelberg, que se convertiría en el centro de los estudios psicodélicos (avant la lettre) durante el período de entreguerras. Sus sujetos experimentales eran psiquiatras capacitados, que parecían estar extraordinariamente alegres mientras estaban “bajo la influencia” de la mescalina. Lo que hace que estos dos casos históricos de investigación de la cactácea y su principal sustancia psicoactiva sean excepcionales es que documentaron aspectos que generalmente fueron ignorados o incluso suprimidos en la exploración científica de la concepción original de los psicodélicos: 1) la dimensión enteogénica de las experiencias inducidas por cactus y 2) el potencial terapéutico de la mescalina, útil para el tratamiento de la depresión.

I. Epifanías involuntarias (1905)

¿Y si regresara?
¿Y si regresara como una planta?
¿Lo dejarías entrar?
¿Lo dejarías entrar en tu corazón?

– Guy Mount, “Peyote Song”

Es bien sabido que los primeros “psiconautas” occidentales que exploraron los efectos del peyote fueron médicos estadounidenses y británicos, y la primera serie de experimentos medicinales con “Anhalonium lewinii” (Lophophora williamsii) fueron realizados en la Universidad de Columbia por DW Prentiss y Francis P. Morgan. Sin embargo, las primeras psiconautas femeninas, aunque involuntarias, fueron sujetos de investigación en una pequeña serie de experimentos con mescalina realizados por el influyente psiquiatra Dr. Johannes Bresler (1866-1942) en Breslau, entonces parte del Imperio Alemán.

En 1898, Arthur Heffter concluyó su análisis farmacéutico del Peyote aislando cuatro alcaloides diferentes e identificando la “Mezkalina” (C11 H17 NO3) como su principal ingrediente psicoactivo: obviamente, era esta sustancia la única responsable de las “hermosas visiones de colores” (schöne Farbvisionen), que fueron consideradas como el rasgo distintivo del cactus en su conjunto. Debido a los incómodos efectos secundarios fisiológicos (náuseas, dolor de cabeza, etc.) que padecía, dudaba que la mescalina tuviera algún valor terapéutico. Su incómoda experiencia explica en parte por qué la investigación de la mescalina tardó más de dos décadas en despegar.

Peyote. Wilferd Duckitt, Flickr Commons.

La compañía farmacéutica E. Merck siguió muy de cerca los últimos hallazgos; en 1912 se ofreció por primera vez “Mescalin sulfuricum” como sustancia química de investigación. Por lo tanto, cuando Bresler hizo sus experimentos con mescalina en 1905, utilizó extractos de la planta en su conjunto. Bresler, que pronto se convertiría en un ferviente admirador de Adolf Hitler, aseguró a sus lectores que informaba a los sujetos de prueba sobre los desagradables efectos fisiológicos del suero, “pero, por supuesto, no sobre la aparición de visiones”.

Los sujetos del experimento temprano con mescalina eran en su mayoría mujeres

Poco se sabe de los sujetos experimentales excepto sus iniciales, su edad, sexo y un breve esbozo de sus diagnósticos: Sra. Sch. (mujer, 47 años, paranoia), B. (mujer, 29 años, epiléptica), L. (mujer, 25 años, epiléptica), F. (mujer, 24 años, epiléptica), R. (hombre , 43 años, psicótico). Dos de ellas, Sch. y B., tuvieron (¿o se les permitió?) tomar dos veces cada una. Especialmente la Sra. Sch. Y, para su segunda “sesión”, la Sra. B., tuvo visiones religiosas. Después de conocer a sus dos hijas fallecidas, Sch. percibió la parafernalia sagrada, se encontró con tres vírgenes blancas y, finalmente, incluso con la santa madre de dios, Jesús en la cruz y varios ángeles de la guarda que le hablaron (Bresler no se dio cuenta de lo que los ángeles le dijeron). Después de oír sonar las campanas, F. también se encontró con la santa virgen, con el disfraz de la Virgen (Negra) de Częstochowa: “Estoy en el imperio celestial”, informa B., “Vi a Santa María, es como si quisiera morir ”, y agrega: “Doy gracias a Dios por esta hermosa vista, que he tenido mientras estoy en mi sano juicio; otros podrían pensar que no estoy en mi sano juicio, ya que estoy percibiendo tales cosas”.

Erzulie Danto – una diosa vudú haitiana similar a la Virgen Negra de Czestochowa.
Pintura al óleo de Magdalena Walulik.

Bresler parece haber descartado la importancia de estas visiones y concluyó que “el contenido de las visiones está de acuerdo con la vida de la imaginación (Vorstellungsleben), lo cual era de esperar”. Fue en gran parte gracias a la naturaleza franca de los informes de las mujeres intrépidas, que no tenían nada que perder y podían hablar libremente, que Bresler tuvo la idea de que “Anhalonium lewinii” podría resultar útil “para los pacientes que sufren de persistentes y agonizantes engaños ópticos, las visiones de mezcal las empujan a un segundo plano, al menos temporalmente”.

“La mescalina lanzó la era psicodélica, pero jugaría un pequeño papel en su futuro”.

– Mike Jay
Ilustración de Mariom Luna

II. Observaciones adelantadas de Leni Alberts (1921)

En un artículo reciente, el neurocientífico Robin Carhart-Harris declaró: “Ya no podemos ignorar el potencial de las drogas psicodélicas para tratar la depresión”. En muchos sentidos, Carhart-Harris está repitiendo una afirmación que Leni Alberts hizo casi 100 años antes, cuando dijo:

“La aparición de un estado eufórico […] en todos los sujetos experimentales me hace pensar que la mescalina puede ser útil para superar los estados mentales melancólicos, siempre que se reduzcan los efectos secundarios desagradables. Las visiones, que solo aparecen en la oscuridad o con los ojos cerrados, no necesariamente obstaculizarían este tratamiento terapéutico”.

Cuando Alberts identificó esta característica, lo hizo casi como un aparte. Para descubrir los efectos de la mescalina, pidió a sus sujetos de prueba que cumplieran una serie de tareas, como ejercicios aritméticos simples, anagramas, pruebas de lectura y estimaciones de peso. Luego comparó los resultados de sus pruebas mientras estaba “bajo la influencia” con sus resultados “sobrios”. Alberts observó una ralentización general de las capacidades de procesamiento cognitivo, pero la mescalina no pareció tener un efecto negativo general en sus habilidades de razonamiento o resolución de problemas. A pesar del pequeño ensayo, el trabajo de Leni Alberts reveló una promesa oculta e inspiró más estudios sobre la mescalina.

Del apéndice de la tesis de Leni Alberts sobre la mescalina (1921).

Siguiendo la síntesis completamente artificial del químico vienés Ernst Späth, la mescalina se convirtió en un verdadero “objeto de trabajo” científico. Los experimentos con mescalina en la Clínica Universitaria de Heidelberg precipitaron un auge de la investigación internacional. La tesis doctoral de Alberts dio inicio a esta fase pionera de los estudios psicodélicos.

Alberts luchó para que los sujetos de prueba se concentraran en sus respectivas tareas y notó sus estados de ánimo alegres durante los experimentos con mescalina. El contraste con su comportamiento habitual fue lo suficientemente sorprendente como para que ella describiera algún tipo de estado de euforia. Sin embargo, otros investigadores contemporáneos no siguieron esta observación.

Conoce más sobre Indigenous Reciprocity Initiative of the Americas

¿Por qué los científicos tardaron tanto en reconocer los efectos salutogénicos de la mescalina?

No hay una respuesta sencilla. Sin embargo, es probable que haya cinco razones interrelacionadas por las que la ciencia moderna no reconoce la verdadera naturaleza del peyote y su mescalina derivada:

  1. Una sobreestimación de la importancia de los efectos imaginarios “visionarios” como la característica farmacológica más decisiva de la droga, clasificada como “alucinógeno“. Alberts, sin embargo, se dio cuenta de que estas apariencias visionarias podían ofuscar sus propiedades terapéuticas.
  2. La forma en que la mescalina supuestamente imitaba la psicosis resultó en un extraño bucle epistemológico, en el que la mentalidad de los psiquiatras y el marco institucional los llevó a considerar los efectos como patológicos.
  3. La mescalina se retiró de los pacientes y de las personas con antecedentes de problemas de salud mental (un tabú incluso hoy en día).
  4. Se supone que la ciencia es un asunto serio, y los psiquiatras “viajados” habrían socavado seriamente el carácter científico de sus investigaciones exploratorias.
  5. Finalmente, la ciencia en general es un esfuerzo agnóstico y, por razones estructurales, no puede recurrir a algún “deus ex botanica” para explicar sus resultados. Por lo tanto, fue solo después de que el peyote, la mescalina, el LSD-25, etc., se convirtieron en drogas populares, consumidas fuera del “espacio seguro” de la psiquiatría y de la camisa de fuerza del reduccionismo, que sus beneficios terapéuticos, derivados de sus cualidades eufóricas o espirituales, podría tenerse plenamente en cuenta a un nivel más amplio.

Quizás, si las observaciones de Leni Alberts se hubieran seguido más de cerca desde el principio, algunas de estas características no habrían tardado 100 años en resurgir.

Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Chacruna Institute.

Artículo traducido por Ibrahim Gabriell.

Portada de Fernanda Cervantes.

Únete a nuestro Newsletter / Inscreva-se na nossa Newsletter

Te podría interesar

Loading...