Cultura Español

Lanzas rotas: El impacto del colonialismo en el Imperio azteca

El 13 de agosto, incontables millones tuvieron motivos para reflexionar sobre lo que se perdió hace cinco siglos en la conquista de tenochtitlan.

20 de Augosto del 2021
+ posts

Sasha T. Sisko es estudiante no binario de etnofarmacología, autor del trabajo de no ficción Graced by Nature, presenta el próximo podcast μltradelic, entrenador de integración y de la justicia social.

Desafortunadamente, aunque los defensores de los psicodélicos a menudo se refieren al uso azteca de varios enteógenos vegetales, muy pocos entienden cómo la inquisición enteogénica de las Américas estableció prejuicios y leyes antipsicodélicas que prohibían la posesión de plantas sagradas.

Este mes, la humanidad fue testigo del 500 aniversario de la caída del Imperio Azteca. El 13 de agosto, incontables millones tuvieron motivos para reflexionar sobre lo que se perdió hace cinco siglos en el centro de México. Un imperio indígena entero fue destrozado por un conquistador despiadado llamado Cortés; la ciudad de Tenochtitlan quedó en ruinas; Moctezuma, su líder, asesinado en medio de la agitación dentro de la capital de su imperio; tesoros invaluables de la historia y la cultura indígena mexicana, todos profanados. Desafortunadamente, aunque los defensores de los psicodélicos a menudo se refieren al uso azteca de varios enteógenos vegetales, muy pocos entienden cómo la Inquisición enteogénica de las Américas estableció prejuicios y leyes antipsicodélicas que prohibían la posesión de plantas sagradas (Sisko, 2021).

Perspectivas modernas

En esta era moderna, la sociedad rara vez reflexiona sobre el profundo impacto que el colonialismo ha dejado en la sociedad. En México, a los académicos se les enseña cómo el águila centrada en su bandera se basa en la “leyenda” azteca. Hace siete siglos, los mexica vagaron por el subcontinente en busca de un lugar al que llamar hogar mientras esperaban una señal de su deidad patrona, Huitzilopochtli. Mientras exploraban el lago Texcoco, los mexicas vieron a un águila agarrando una serpiente mientras estaba posada sobre un nopal. Incrustado en el centro de la bandera mexicana, este símbolo sirve para recordar a otros la verdadera historia de México: una que a menudo se olvida.

Para avanzar en este acertijo moderno, todos deben dedicar un tiempo a aprender sobre la historia de las Américas. Con este fin, sería apropiado hacer eco de las palabras del presidente Kennedy. JFK merece un enorme crédito por llamar la atención sobre las injusticias que sufren los indígenas estadounidenses. En medio de las acaloradas elecciones de 1960, Kennedy prometió que cumpliría una “obligación moral para con nuestros primeros estadounidenses” al poner fin a la “Política de despido indígena”, una política gubernamental que buscaba despojar a los nativos de sus protecciones legales.

Consciente de la rica historia de estas personas, Kennedy escribió una vez que, si queremos “emprender el camino hacia el éxito”, debemos comenzar por aprender sobre la historia de los nativos americanos: “Sólo a través de este estudio podemos como nación hacer lo que debe hacerse si nuestro tratamiento del indio americano no va a ser marcado para siempre como una vergüenza nacional “. (Kennedy y Brandon, 1960).

El asesino Cortés

Años antes de que los indígenas mexicanos conocieran el terror del genocidio, Hernán Cortés zarpó de Cuba hacia la costa este de México con más de 500 soldados y marineros dispuestos a cumplir sus órdenes (Riding, 2001). En un abierto acto de traición, Cortés desafió al gobernador de Cuba, robó barcos y navegó a México en busca de oro, tierras, esclavos y gloria eterna.

Mientras estaba en San Juan de Ulúa el domingo de Pascua de 1519, Cortés fue recibido por los gobernadores aztecas Pitalpitoque y Tentlil, junto con muchos indígenas mexicanos bien vestidos que llevaban tributos de oro, piedras preciosas y abundantes suministros de alimentos. Como muestra de poder, los dos gobernadores habían sido enviados por Moctezuma Xocoyotzin, el tlahtoāni (rey) deificado que gobernaba la ciudad-estado de Tenochtitlan.

Pese a la calurosa acogida, Cortés supuestamente afirmó que el oro “es bueno para un mal corazón” y que sus compadres “padecen una enfermedad del corazón que solo se puede aliviar con oro” (Riding, 2001). Esta enfermedad del corazón, supongo, fue una malicia sin igual.

Mapa de Tenochtitlan dibujado por Cortés. Fuente: History Today

Marchando hacia el oeste, el conquistador renegado inició una campaña despiadada para hacerse con el control de México a cualquier precio. Consciente de que sus actos de amotinamiento invitaban al escrutinio, Cortés agilizó tesoros de oro y cartas halagadoras al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Carlos V.Pintando a sí mismo como un héroe misericordioso, Cortés escribió estas cartas para que Europa pueda conocer “la verdad de todo lo que ha sucedido” en el continente lejano (Cortés & MacNutt, 1908).

En un momento, se encontraron 50 guerreros tlaxcaltecas espiando a los españoles; en represalia, Cortés ordenó a sus hombres que amputaran las manos de los guerreros tlaxcaltecas antes de que fueran devueltos a Xicotencatl, su líder.

Aunque estas cartas están plagadas de exageraciones, omisiones flagrantes y mentiras descaradas, hay un hecho perturbador oculto en su subtexto. Privado de la razón por su propio narcisismo, Cortés se enorgullecía y se sentía satisfecho de su brutalidad. En su segunda carta, Cortés no se avergüenza de admitir que durante su expedición hacia el oeste “masacró a muchos” nativos inocentes, a las mujeres y los niños no se les dio cuartel. En un momento, se encontraron 50 guerreros tlaxcaltecas espiando a los españoles; en represalia, Cortés ordenó a sus hombres que amputaran las manos de los guerreros tlaxcaltecas antes de que fueran devueltos a Xicotencatl, su líder. Cortés informó al rey Carlos que esto se hizo para que Xicotencatl “viera quiénes somos”.

El español renegado se complació en decirle al rey Carlos que Xicotencatl y su gente “prometieron que servirían a Su Majestad con mucha lealtad”. La ciudad-estado independiente de Tlaxcala formó a regañadientes una alianza militar con Cortés, simplemente para asegurarse de que su gente no desapareciera de la historia.

Con los ojos puestos en Tenochtitlán, Cortés y su grupo de merodeadores montaron corceles y sembraron el terror en todos los pueblos que arrasaron y saquearon. Armado con cañones, ballestas y arcabuces, Cortés finalmente acumuló incontables miles de guerreros indígenas dispuestos a cumplir sus órdenes.

Cortés alcanza Tenochtitlan

A principios de noviembre de 1519, Cortés había llegado a la gloriosa metrópoli del Imperio azteca. Más grande que la mayoría de las capitales europeas, Tenochtitlan era una ciudad-isla cerca de las orillas occidentales del lago Texcoco. Poblada por cientos de miles de ciudadanos aztecas y conectada por inmensas calzadas, la encantadora ciudad presentaba un próspero mercado, templos, zoológicos, acuarios e incluso un jardín botánico. Tomando todos los esplendores, Cortés se entusiasmó en su tercera carta de que Tenochtitlan era “la cosa más hermosa del mundo”.

Representando a Moctezuma como un líder débil, Cortés escribió en su segunda carta que el tlahtoāni expresó abiertamente su servidumbre, diciendo, “serás obedecido y reconocido” y que “todo lo que poseemos está a tu disposición”. Aunque Moctezuma probablemente le dio a Cortés lujosos obsequios de oro como muestra de fuerza, Moctezuma expuso las riquezas del pueblo azteca; acto que no hizo más que despertar el apetito de los conquistadores.

En un esfuerzo por hacerse con el control de la ciudad-estado, Cortés obligó a Moctezuma a la docilidad bajo la amenaza de asesinato. Durante varios meses, Moctezuma estuvo prisionero, pero continuó dirigiendo el Imperio Azteca mientras Cortés planeaba cuidadosamente conquistar todo México.

Para la primavera, Cortés se enfrentó a un ajuste de cuentas atrasado. Pánfilo de Narváez había llegado a la costa oriental de México con órdenes de capturar a Cortés. El conquistador renegado partió de la capital azteca con sus soldados más valiosos. Aunque Cortés fue superado en número, en un sorprendente giro del destino, salió victorioso e incluso persuadió a las tropas de Pánfilo para que se unieran a él. Estos soldados pronto llegarían a lamentar su elección.

Indigenous Reciprocity Initiative of the Americas

Conoce más sobre Indigenous Reciprocity Initiative of the Americas

Horror en el Templo Mayor

Cuando todos disfrutaban de la celebración… salieron al patio armados para la batalla. Vinieron a cerrar las salidas [y] nadie pudo salir por ningún lado. … A unos les cortaron la cabeza y a otros les partieron la cabeza … Algunos intentaron escapar, pero los españoles los asesinaron en las puertas mientras reían.

Mientras Cortés estaba fuera, la isla-ciudad celebró la Fiesta de Toxcatl. Cuando las ceremonias comenzaron dentro del Patio Sagrado del Templo Mayor, los conquistadores codiciaron las joyas de oro que adornan a los asistentes al festival. Mientras la gente bailaba, los españoles sacaron sus espadas. Un nativo de Tenochtitlan dio el siguiente relato:

Cuando todos disfrutaban de la celebración… salieron al patio armados para la batalla. Vinieron a cerrar las salidas [y] nadie pudo salir por ningún lado. … A unos les cortaron la cabeza y a otros les partieron la cabeza … Algunos intentaron escapar, pero los españoles los asesinaron en las puertas mientras reían. (León-Portilla, 1962)

Después de masacrar a innumerables miembros de la nobleza azteca, los españoles robaron joyas de oro de los cuerpos asesinados, escaparon y se atrincheraron en el palacio de Axayácatl con Moctezuma como rehén. Colocando sitio, los aztecas buscaron venganza por la masacre sin sentido. Cortés se apresuró a regresar a Tenochtitlán, se dirigió al palacio y ordenó a Motecuhzoma que se dirigiera a la ciudad afligida. Aquí es donde la historia no está clara: los españoles afirman que Motecuhzoma fue apedreado hasta la muerte, pero los relatos aztecas afirman que Cortés asesinó a Motecuhzoma. La mayoría de los historiadores se inclinan a creer lo último.

La Noche Triste

Muy consciente de que perdió el control de Tenochtitlán, Cortés enfrentó una situación sombría: la ciudad isleña estaba rodeada por millas por territorio enemigo. Al amparo de una luna creciente y una tormenta, Cortés y sus hombres recogieron sus espadas y robaron oro antes de intentar escapar desapercibidos. Cuando intentaron cruzar la calzada occidental, los vigilantes nocturnos dieron la alarma, los españoles corrieron para salvar sus vidas y los guerreros aztecas los cazaron por detrás. Debido a su extrema necesidad de sobrevivir, los hambrientos merodeadores perdieron sus cañones, caballos y cientos de tropas. Muchos se ahogaron en el lago de Texcoco simplemente porque estaban abrumados por armaduras pesadas y oro robado. Aunque Cortés lloró abiertamente después de darse cuenta de que “todo el oro” se había perdido (Cortés & MacNutt, 1908), rápidamente comenzó a planear su venganza.

Asalto del Teocalli por Cortés y sus hombres. Fuente: Wikimedia

La venganza de Cortés

Tímido de un año después de su amarga derrota, Cortés regresó a las orillas del lago de Texcoco con decenas de miles de guerreros indígenas. Si bien es cierto que Cortés subyugó a “innumerables multitudes” de indígenas mexicanos para que lucharan por él (Clavigero, 2012), estas mismas personas despreciaron cómo Moctezuma coaccionaba a las provincias auxiliares para que entregaran tributos al Imperio azteca. Muy consciente de que enfrentó a los indígenas mexicanos entre sí en su beneficio, Cortés ordenó a sus tropas sitiar Tenochtitlán.

A partir de finales de mayo de 1521, Cortés montó un despiadado ataque de 80 días en la isla-ciudad destruyendo todos sus acueductos de agua dulce, cortando las calzadas de la ciudad para detener los suministros entrantes e incluso matando a los que pescaban en el agua salada para alimentar a sus familias. Con el apoyo de bergantines de madera colocados dentro del lago, Cortés atacó a los soldados aztecas en las calzadas.

Recientemente golpeados por una epidemia de viruela, los guerreros aztecas lucharon a muerte para defender su nación. Sufriendo de hambruna y un abrumador número de tropas enemigas, el imperio azteca finalmente cayó el 13 de agosto de 1521. Las familias aztecas hambrientas suplicaban misericordia a los españoles mientras miles de cuerpos sin vida flotaban cerca del lago Texcoco.

El primer poema azteca que se conserva de la caída de Tenochtitlán, “Las lanzas rotas”, fue escrito por un escriba desconocido (León-Portilla, 1962). Aunque utilizó el alfabeto español, el autor probablemente escribió la pieza en náhuatl para preservar su historia.

“Lanzas rotas yacen en los caminos;
nos hemos rasgado los cabellos en nuestro dolor. …
Nos hemos golpeado la cabeza con desesperación contra los muros de adobe,
porque nuestra herencia, nuestra ciudad, está perdida y muerta ”.

Palabras finales

A medida que se acercó el 13 de agosto de este año, espero que cada uno de nosotros se haya tomado un tiempo para considerar cómo el impacto del colonialismo continúa dando forma a nuestro momento presente en la historia. Si queremos corregir los errores del pasado, debemos aprender, como dijo una vez Cortés, “la verdad de todo lo que ha sucedido”.

La pregunta sigue siendo: ¿Cuál es la verdad de todo lo que ocurrió en México? Debido a que los misioneros españoles quemaron casi todos los códices escritos por escribas indígenas (Sisko, 2021), lamentablemente nunca lo sabremos del todo.

 Afortunadamente, sin embargo, las voces dentro de la comunidad psicodélica (especialmente el Instituto Chacruna) se están reuniendo para crear conciencia sobre este oscuro período de la historia. Con el tiempo suficiente, la humanidad llegará a apreciar la belleza y la vitalidad de la cultura azteca.

Ceremonia de una flor. Fuente: Wikimedia

Ilustración de Mariom Luna.

Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Chacruna Institute.

Referencias

Clavigero, F., & Cullen, C. (1806). The history of Mexico: Collected from Spanish and Mexican historians, from manuscripts and ancient paintings of the Indians. Illustrated by charts and other copper plates. To which are added, critical dissertations on the land, the animals, and inhabitants of Mexico. Richmond, VA: William Prichard.

Cortés, H., & MacNutt, F. A. (1908). Letters of Cortés: Five letters of relation to the Emperor Charles V. New York City, NY: Putnam.

Kennedy, J. F., & Brandon, W. (1960). Introduction. In A. M. Josephy (Ed.), American Heritage book of Indians. Rockville, MD: American Heritage.

León-Portilla, M. (1962). The broken spears: The Aztec account of the conquest of Mexico (L. Kemp, Trans.). Boston, MA: Beacon.

Leutze, E. (1848). Storming of the Teocalli by Cortez and his troops [Oil on canvas]. Wadsworth Artheneum, Hartford, CT.

Riding, A. (2001, May 6). TELEVISION/RADIO; a conquest whose daring matched its cruelty. The New York Times. https://www.nytimes.com/2001/05/06/arts/television-radio-a-conquest-whose-daring-matched-its-cruelty.html

Sahagún, F. B. de (1950). General history of the things of New Spain: Florentine codex. Santa Fe, NM: The School of American Research

Sisko, S. T. (2021). The entheogenic inquisition: Persecution in Mexico. Unpublished manuscript submitted to Chacruna Institute.

Te podría interesar

Loading...