Cultura Español

La experiencia DMT y los misterios del viaje hiperespacial

Graham St. John explica una serie de características fundamentales de la experiencia DMT, los misteriosos espacios a los que se accede y sus implicaciones.

Conocida por producir profundos cambios en la percepción sensorial, estado de ánimo y pensamientos, la DMT se fuma comúnmente utilizando métodos de vaporización de cristales o se mezcla con otras hierbas, como en el caso de la “changa”.1 Ya sea que esto se explique como viajes a través de universos paralelos, odiseas en otras dimensiones o viajes a las antípodas psíquicas, las vicisitudes del viaje están implícitas en el hiperespacio DMT, el paso a través de la DMT a menudo se adopta como una experiencia de “penetración/atravesamiento” de la realidad (breakthrough). Al igual que los viajeros que regresan de un viaje, los “psiconautas” familiarizados con esta experiencia informan de su paso a un “espacio” que puede ser sorprendentemente extraño o misteriosamente familiar, y que posee una profunda cualidad de realismo.

Si bien la experiencia es relativamente breve, la percepción de un tiempo prolongado no es poco común. Distorsiones en el espacio y el tiempo, patrones geométricos complejos, colores intensos, fuentes de luz energéticas y encuentros con entidades desencarnadas son características reportadas de este espacio visionario. Los usuarios también informan una variedad de resultados de lo que parece ser una experiencia profundamente transpersonal: el trance de la DMT puede ser perturbador o estimulante, puede ser motivo de alarma, inducir un estado de gracia, desafiar el sistema de creencias de uno, inspirar la reevaluación de los propios motivos, o incitar un sentido de responsabilidad.

Como evento transpersonal, la experiencia revolucionaria de DMT podría tener el estatus de una “experiencia humana excepcional” (EHE – Excepcional Human Experience). Es decir, podría ser una experiencia que resulte en una identidad o cosmovisión transformada. Para seguir el pensamiento de Stanley Krippner 2, la DMT podría garantizar este manto si una realización consecuente del potencial humano completo del experimentador no es, al mismo tiempo, perjudicial para los demás. Como un evento de pasaje virtual, la experiencia de atravesar la realidad se recibe comúnmente como una forma de iniciación, y los usuarios a menudo se comportan como iniciados. Los retornados comparten historias con otros usuarios en reuniones privadas o espacios de camping en festivales de baile y estilo de vida, o mediante relatos en línea de las aventuras de “SWIM” (Alguien que no soy yo) en foros web.

Como informes de experiencias transicionales, escritos de paso, los informes de viaje a menudo poseen la retórica de la iniciación, de los riesgos asumidos y las pruebas soportadas y superadas. Evocan viajes heroicos, con entusiastas que típicamente narran pasajes a través de episodios que involucran conmoción y asombro, pavor y dicha, miedo y amor. Muchos defensores, incluidos aquellos que han probado DMT solo una vez, transmiten su exposición a un evento o serie de eventos, que desafian el precepto de que la conciencia está localizada en el cerebro. Este fue el caso, por ejemplo, del músico Devin James Fry, quien se inspiró para escribir la canción “I Touch My Face in Hyperspace Oh Yeah”. Fry ha sido citado por afirmar que la experiencia DMT: “Es como ver el código fuente del universo: un río de mandalas vibrantes, formas geométricas que cambian y se mueven. Esa noche me convertí en eso. Ya no había una separación, yo era parte de eso. Estaba seguro de que la conciencia es un evento no local… Es más como si fuéramos antenas emitiendo algo durante la duración de nuestro tiempo en estos cuerpos”.3

Es evidente que la DMT está infundida en un potencial misterio, por ejemplo, la aparición de puertas, portones, túneles, agujeros de tiempo, ventanas, y otros elementos que impregnan la experiencia, así como las obras de arte, canciones y otras representaciones de la experiencia

Graham St. JOhn

Independientemente del resultado, es evidente a partir de los símbolos arquetípicamente liminales que la DMT está infundida en un potencial misterio, por ejemplo, la aparición de puertas, portones, túneles, agujeros de tiempo, ventanas, y otros elementos que impregnan la experiencia, así como las obras de arte, canciones y otras representaciones de la experiencia. A veces representados como agujeros de gusano en espiral, otras veces, arcos fabulosos que pulsan en colores que no son de este mundo, politopos hiperdimensionales como teseractos giratorios o vórtices de tablero de ajedrez fractal llenos de innumerables sigilos arcanos, los umbrales son nativos de la experiencia DMT y su arte.

Entre los símbolos de paso más comunes en la revolucionaria experiencia DMT se encuentra lo que muchos han identificado como el efecto “crisantemo”. Para Terence McKenna, el “crisantemo” apareció en forma de brocado chino, el cual, cuando se ingiere suficiente DMT, se disiparía o disolvería. Y luego, como describió McKenna, “hay un sonido como una envoltura de pan de saran que se arruga y se tira… y luego hay una sensación definida de estallar a través de algo, una membrana”.

DMTrmx

Durante las décadas de 1980 y 1990, Terence McKenna se convirtió en el comentarista principal de este momento trascendental, con su voz sampleada con más frecuencia que la de cualquier otro individuo en la electrónica psicodélica4. En este video, McKenna demuestra que sigue siendo una voz con autoridad: “Y luego, estos colores comienzan a correr juntos, y forma este mandala… una cosa que gira lentamente, a la que yo llamo ‘el crisantemo’. Este es un lugar en el viaje que quieres mirar a medida que pasas por ahí. Y el crisantemo se forma y lo observas durante unos 15 segundos. Si no cede, entonces no hiciste lo suficiente. Tienes que hacer más, darle un golpe más”.5

En la descripción del tránsito en el video anterior, DMTrmx, los productores de medios visuales Martin Stebbing y Toke Kim Klinke nos presentan la voz de McKenna: “Hay una gran alegría que aparece cuando atraviesas esta membrana”. El “vigor” al que McKenna dio voz pertenecía a los ahora infames “elfos mecánicos del hiperespacio”, entidades con las que se encontraron por primera vez en Berkeley, California, en el otoño de 1965. Para McKenna, estos seres eran los arquetipos del DMT, similares a payasos. El evento, que según él desafía las categorizaciones, es alexicográfico, no euclidiano y grotesco.6 Si bien las opiniones de McKenna fueron influyentes, ha habido una gran variación en las experiencias reportadas entre una comunidad en red de usuarios de DMT y sustancias similares. Y, sin embargo, la experiencia del rito de paso con la DMT permanece como una constante. Por ejemplo, para SFos, al informar sobre un episodio de principios de la década de 1990, momentos después de fumar DMT, hubieron:

“Todo tipo de modulaciones de frecuencia y estallidos tipo stacatto que iban en aumento a medida que el viaje descendía… Estos datos sonoros se involucraron estremecedoramente con estas aguas arquitectónicas de ensueño que comenzaban a emerger, goteando y deslizándose entre sí, y mi ser se vio abrumado por experiencias de succión de la gravedad, que me impulsaron más adentro. . . Entonces, la experiencia de succión permaneció durante un tiempo, impulsando las acrobacias morfológicas del amor espacial que tenía ante mí. Había algo en eso que me hace pensar en una voluptuosa seductora alienígena con labios grandes y gruesos, atrayéndome hacia su cuerpo en el abrazo más extraño que jamás haya existido. Me sentí como si estuviera siendo untado sensual y lujuriosamente alrededor del espacio en una especie de casa de diversión con tubos de vacío”. 7

Para un gran número de usuarios, la experiencia del tránsito a través de la DMT se consuma en la sensación de haber obtenido acceso a un espacio de sabiduría primaria. Si bien existe una gran variación, dicho “espacio” se percibe comúnmente como un reverenciado “domo o cúpula”; el destino último al que se llega tras un pasaje usualmente fantástico y heroico. Entre uno de los voluntarios de los experimentos de Rick Strassman con DMT llevados a cabo en la Universidad de Nuevo México a principios de 1990, Marsha, una mujer afroamericana de cuarenta y tantos años, después de haber sido inyectada con una alta dosis de DMT, se encontró en “una hermosa cúpula, una estructura, un Taj Mahal virtual… No sé qué pasó. De repente, ¡BAM! ahi estaba. Fue la cosa más hermosa que he visto en mi vida” 8.

El tránsito a través de la DMT es un tema textualizado y expresado gráficamente en el foro de Internet DMT-Nexus. En un hilo de este foro, se describe “el domo”: “El techo arqueado y abovedado es de un rojo sólido contra el piso gris opaco. Esta área a veces está poblada por entidades abstractas y otras veces no. A veces simplemente descansan inertes en el suelo, y otras veces pueden flotar realizando demostraciones mágicas”.9 Para las personas que ingieren DMT, este espacio abovedado parece ser considerado tanto como un “sanctum interior” (un santuario y lugar de culto), ya que es un “centro de control” (completo con instrumentación científica y dispositivos de monitoreo), o una carnavalesca “cúpula de duendes”. Los informes a menudo combinan los aspectos espirituales, científicos y carnavalescos de un panóptico sagrado de proporciones insondables, un sitio desde donde se pueden ver todos los lugares y tiempos, pasados, presentes y futuros.

Conoce más sobre la Iniciativa de Reciprocidad Indígena de las Américas

Incluso mientras las personas que regresan de este “espacio” se esfuerzan por transmitir los colores, las formas y los patrones, y en menor medida el contenido “visto” en ese entorno, algunos hacen una referencia comparativa al interior de la cúpula de la Mezquita Sheikh Lotfollah en Isfahan, Irán, a la que se le considera una obra de la genialidad islámico persa. Al ver por primera vez esta maravilla, el historiador de arte Robert Byron señaló que la cúpula del jeque Lotfollah está “insertada con una red de compartimentos en forma de limón, que disminuyen de tamaño a medida que ascienden hacia el pavo real formalizado en el vértice”.10 Y, sin embargo, esta descripción no ofrece nada sobre los contornos maquinarios del espacio DMT, tal como los describe McKenna. “Estás en el centro de una montaña o algo así. Y estás en una habitación que los aficionados llaman ‘el domo’ y la gente se preguntará ‘¿viste el domo? ¿Estuviste allí?’ Está tenuemente iluminado, iluminado indirectamente, y las paredes, si es que lo son, están llenas de alucinaciones geométricas: muy brillantes colores, muy iridiscentes con brillos profundos y reflejos muy altos. Todo es como una máquina, pulida y palpitante de energía”.11 La mezquita y el laboratorio, a su vez, ofrecen poca información sobre el desorden exótico-erótico de este espacio.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en chacruna.net

Traducción de Ibrahim Gabriell
Portada de Mariom Luna

Referencias

  1. St John, G. (2017). “Aussiewaska: a cultural history of changa and ayahuasca analogues in Australia.” In B. C. Labate, C. Cavnar & A. Gearin (Eds.), The world ayahuasca diaspora: Challenges and controversies. New York City, NY: Routledge. 
  2. Krippner, S. (2002). “Dancing with the trickster: Notes for a transpersonal autobiography.” International Journal of Transpersonal Studies, 21(1), 1–18. 
  3. Curtin, K. (2015, November 23). DMT journeys with Devin James Fry. The Austin Chronicle. Retrieved from  http://www.austinchronicle.com/daily/music/2015-11-23/dmt-journeys-with-devin-james-fry/ 
  4. St John, G. (2015). Mystery school in hyperspace: a cultural history of DMT. Berkeley, CA: Evolver / North Atlantic Books. 
  5.  Terence McKenna sampled on “Atmospheric Refraction” by Solar Powered Beings, on PsyChill album Original Knowledge (compiled by Shoom), Mystic Sound Records (2015). 
  6.  McKenna, Terence. 1994. “Rap Dancing into the 3rd Millennium.” Presented at Starwood XIV Festival, Brushwood Folklore Center, Sherman, New York, July 19–24, 1994. 
  7.  SFos. (2000, June 14). The elven antics annex: An experience with DMT (ID 1841). Erowid.org.. Retrieved from: erowid.org/exp/1841. 
  8.  Strassman, R. (2001). DMT, the spirit molecule: A doctor’s revolutionary research into the biology of near-death and mystical experiences. Rochester, VT: Park Street Press. 
  9. Global. (2013). Schematic of “the dome.” Message posted to DMT-Nexus. Retrieved from: https://www.dmt-nexus.me/forum/default.aspx?g=posts&t=47344 
  10. Byron, R. (2004/1937). The road to Oxiana. London: Pimlico. 
  11.  McKenna, Terence. 1994. “Rap Dancing into the 3rd Millennium.” Presented at Starwood XIV Festival, Brushwood Folklore Center, Sherman, New York, July 19–24, 1994. 



Únete a nuestro Newsletter / Inscreva-se na nossa Newsletter

Te podría interesar

Loading...