Cultura Español

Iniciaciones contemporáneas con plantas y sustancias visionarias

El colectivo psiconauta MindSurf presenta los resultados preliminares de una investigación que se propone ahondar en el impacto que tienen en la vida de las personas las primeras experiencias con plantas y sustancias visionarias.

12 de Abril del 2021

Con la finalidad de conocer cómo fue la primera experiencia con plantas y sustancias visionarias de diferentes consumidores hispanohablantes, el colectivo psiconauta MindSurf, creado en 2002 y encabezado desde entonces por la psicóloga, psicoterapeuta e investigadora mexicana Karina Malpica, lanzó en el año 2018 una encuesta en línea abierta a todo el público, en el presente texto analizamos el perfil mayoritario que podemos esbozar basándonos en las 839 personas que respondieron dicha encuesta hasta noviembre del 2018, fecha en que se compartieron públicamente los resultados preliminares de esta investigación en el marco del Foro Plantas Sagradas: usos y normas, que tuvo lugar en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, en la Ciudad de México.

Nuestro universo de participantes tenía entre 18 y 21 años (38.5%) o menos (33.1%), cuando por primera ocasión probó el LSD (60.4%) o los hongos psicoactivos (12.9%); antes de hacer uso de estas sustancias, un alto porcentaje de personas recabó información al respecto usando internet como su principal herramienta (62.7%); teniendo lugar su consumo dentro de un contexto informal (39.8%) o simplemente lúdico (12.4%), ya sea en su propio hogar (28%) dentro de la naturaleza (26.6%) o en festivales y raves (14.7%); algunas personas se encontraron acompañadas por un amigo (28.8%) o más (34.7%); una importante cantidad de los participantes consideraron haber logrado comprensiones o insights y aprendizajes útiles para su vida (70.6%), calificaron su experiencia como enriquecedora (52.4%), sin problemas o incidentes graves (80.1%); y desde entonces han repetido su consumo (79.3%), ya sea de forma ocasional (40.3%) o frecuentemente (23.2%).

Un dato interesante descubierto gracias a esta investigación es que a raíz de su primera experiencia visionaria, varias personas dicen haber iniciado algún tipo de camino espiritual que no saben cómo definir (44.7%) o se han unido a algún grupo de exploración psiconáutica (12.5%).

Nuestra encuesta sigue abierta, por favor respóndela tú también antes de continuar leyendo esto para que puedas saber cuánto te desvías o no de este perfil provisional:

Da clic aquí para ir a la encuesta. Te lo agradeceríamos enormemente.

Continuemos ahora con la exposición de los datos preliminares:

Gráfica 1

Dado que diversas encuestas realizadas en Hispanoamérica ubican la adolescencia como el principal parámetro de edad para el inicio del consumo de psiocactivos en general, quisimos comprobar si ocurría lo mismo en el caso de las plantas y sustancias denominadas visionarias, enteógenas o psicodélicas. Con respecto a esto, la gráfica 1 nos muestra que la mayoría de las personas usaron por primera vez estas sustancias antes de cumplir los 21 años, una edad posterior a la adolescencia y en la que se sabe, madura el desarrollo neurológico del ser humano.

Gráfica 2

Basados en el contacto permanente que tiene el colectivo MindSurf con psiconautas de toda Latinoamérica, propusimos 9 opciones de plantas y sustancias visionarias ampliamente conocidas en nuestras regiones. Como se aprecia en la gráfica 2, el primer lugar lo ocupa el LSD, seguido de los hongos psilocibios, ayahuasca y MDMA. Con menos usuarios, tenemos a los catus mescalínicos: peyote y san pedro; así como otras sustancias como DMT, 5-Meo-DMT y la changa, que es una combinación de plantas similares a la ayahuasca, pero cuya vía de administración es fumable. Cabe señalar que tan solo el 7.7% de los usuarios señalaron haberse iniciado con otras plantas y sustancias menos conocidas, entre ellas: Salvia divinorum, floripondio, jurema, dextrometorfano, ketamina, mescalina sintética, yopo e incluso NBOme.

Gráfica 3

La mayoría de nuestros participantes afirmaron haberse iniciado en estas experiencias junto a un grupo de amigos (39.8%) y/o en un entorno festivo (12.4%), aunque cabe resaltar que el 28% lo hicieron por cuenta propia. Otros datos destacables de la gráfica 3 aluden al hecho de que estas personas acudieron con un chamán o médico tradicional itinerante (3.8%), mientras que otros tantos viajaron al lugar de residencia del chamán (1.9%), mientras que un número mayor de personas fueron guiadas por un terapeuta o facilitador (7.7%). Así mismo, tan solo un 0.2% tuvo acceso a estas experiencias por primera vez dentro de una investigación científica formal, una cantidad similar (0.5%) señalaron haberse iniciado en un contexto que puede ser considerado como mágico o esotérico; y de igual forma, un 0.6% lo hizo como parte de una práctica religiosa que hace uso de estas plantas como sacramentos visionarios.

Gráfica 4

El porcentaje de gente que entra a la experiencia visionaria sin saber nada acerca de lo que va a consumir es bajo, pero no debe ser perdido de vista (11%) ya que un porcentaje cercano también menciona solo haber conocido lo que el guía o facilitador le comentó al respecto (8.1%). No obstante, la mayoría de los participantes señalan haberse informado haciendo búsquedas en internet. También hay otro importante grupo de personas que afirman preferir leer algún libro o artículo (43.6%), consultar con familiares o amigos (29.7%) y finalmente, un porcentaje mucho menor realiza esta tarea solicitando información en redes sociales (8.3%).

Gráfica 5

Nuestra investigación nos ha indicado que el sitio predilecto para experimentar con estas plantas y sustancias es la propia casa de quien consume (28.1%), seguido muy de cerca por la elección de un lugar en entorno de naturaleza (26.6%). Quienes respondieron otro lugar (14.7%), mencionaron mayoritariamente el contexto de las fiestas rave.

Gráfica 6

Resulta llamativa la cifra del 21% de nuestros participantes, quienes afirmaron iniciar su exploración de la conciencia sin estar acompañados, lo cual suele desaconsejarse, sobre todo en las primeras ocasiones, esto con la finalidad de evitar problemas de setting. Por otro lado, destacamos que la mayor parte de las personas suelen estar acompañadas por sus amistades (34.7%).

Gráfica 7

Destacan en este apartado, las palabras: enriquecedora, divertida, mística y trascendente como los adjetivos más empleados para definir a las primeras experiencias psicodélicas

Destacan en este apartado, las palabras: enriquecedora, divertida, mística y trascendente como los adjetivos más empleados para definir a las primeras experiencias psicodélicas, quienes eligieron otras palabras, pero en una menor medida, mencionaron: reflexiva, conciencia colectiva, clarificadora, mágica, inefable, reveladora, sanadora y liberadora.

Gráfica 8

Frente al 70.6% de personas que consideraron haber recibido comprensiones o aprendizajes significativos, destacamos la necesidad insatisfecha de un 19.5% de los encuestados, quienes no pudieron realizar una integración adecuada y se quedaron con dudas acerca de si su primera experiencia les dejó -o no- algo de utilidad.

Gráfica 9

Nuevamente se aprecia con esta pregunta un 16.7% de personas que no lograron cerrar o integrar adecuadamente su primera experiencia y un bajo, pero no por ello menos importante porcentaje de personas (1.4%) que considera haber quedado traumatizado o asustado tras su primera experiencia visionaria.

Gráfica 10

La cifra del 80.1% de personas que no tuvieron incidentes o problemas graves nos habla acerca de la relativa seguridad de las plantas y sustancias visionarias aún en los contextos informales y lúdicos que han predominado en esta encuesta.

La cifra del 80.1% de personas que no tuvieron incidentes o problemas graves nos habla acerca de la relativa seguridad de las plantas y sustancias visionarias aún en los contextos informales y lúdicos que han predominado en esta encuesta. Mientras que el 16.9% de las respuestas hace notar los recursos internos de las personas que pudieron resolver por sí mismas los escollos que enfrentaron, frente al 3% que recibieron ayuda externa para superarlos.

Asiste a Plantas Sagradas en las Américas II.

Gráfica 11

Coincidiendo bastante con el porcentaje de las personas que no tuvieron problemas en su primera experiencia (80.1%), tenemos casi la misma cifra (79.3%) de repetidores de experiencias. Cuando esta encuesta sea cerrada podremos contrastar los datos y analizaremos si el 7.4% de quienes no han vuelto a probarlas más el 2.5% de quienes tienen dudas sobre volver a hacerlo, coinciden con quienes tuvieron experiencias difíciles que no pudieron integrar adecuadamente (16.7%)  reflejadas en la gráfica 9.

Gráfica 12

Como hipótesis, antes de haber cerrado la encuesta y sin haber correlacionado aún todos los datos, podríamos pensar que entre quienes se iniciaron con LSD y tuvieron experiencias que consideraron divertidas (o positivas de alguna manera), se encuentra el 23.2% de personas que continúan utilizando esta sustancia con cierta frecuencia.

Gráfica 13

Queríamos averiguar si el primer contacto con las plantas y sustancias visionarias pudo generar cambios significativos en la faceta psico-espiritual de los consumidores, llevándolos a adentrarse en nuevas prácticas espirituales o manifestar de alguna forma lo obtenido. Restando a quienes respondieron negativamente (19.6%) o con dudas (16.4%), Más de la mitad, es decir, el 64% de consumidores, se han integrado en caminos de conocimiento chamánico (2%), iglesias enteogénicas (0.4%), grupos de meditación (3%), y grupos de exploración psiconáutica como MindSurf (12.5%) o bien, han decidido tomar acciones diversas sin un marco concreto (44.7%), respondiendo “Sí, no sé darle nombre a ese camino pero me ha llevado a la búsqueda de conocimiento y experiencias espirituales”.

Conoce más sobre Indigenous Reciprocity Initiative of the Americas.

También formulamos una pregunta abierta que pudieran responder sólo quienes tuvieran conocimientos y quisieran reflexionar un poco al respecto: “¿Si tienes idea de cómo eran las iniciaciones con estas plantas y sustancias en el pasado de la humanidad, crees que tu experiencia difiere de ellas? Y si es así ¿en qué?”.

Este un compendio representativo de las respuestas que obtuvimos y que nos parece, merece ser compartido en el presente informe de resultados debido a su valor antropológico:

  • “Que no eran ilegales”
  •  “En realidad no creo que difieran, estas sustancias las usaban para ver o conectar con los dioses, yo creo que esos dioses con los que ellos creían conectar eran ellos mismos, simples formas de su subconsciente.”
  • “En algunas de mis experiencias sí, en otras no. Las que han sido en aire libre sí difieren ya que el viaje no es tan interno, sino más sensorial. En cambio cuando se hace en una habitación, el viaje es interno y similar a los rituales de ayahuasca hechos por chamanes.”
  • “Si tengo idea ya que en el pasado las experiencias con sustancias o plantas psicodélicas eran tomadas de una manera más seria y la vez espiritual, mientras que la mía no fue para nada así.”
  •  “Sí, tengo entendido que era toda una ceremonia, creo que a mi experiencia le faltó esa “preparación” física y mental. Sin embargo he hecho otros rituales (ayahuasca, yopo) con chamanes y me pareció una manera más calmada e introspectiva.”
  • “Encuentro cierto paralelo entre los diversos elementos que mucha gente toma en cuenta en la actualidad para sus propios rituales.”
  • “Solamente que los contextos han cambiado, también su forma de suministrarlo, pero en cuestión de búsqueda con la sustancia creo que la intención sigue siendo la misma.”
  • “Todo es como tiene que ser en ese momento y lugar. Los contextos son distintos, la experiencia se sujeta a ello, así la retroalimentación también resulta óptima. Aunque el conocimiento no está demás.”
  • “Primeramente el que mi primera experiencia fuera en una fiesta. Así como también que mucha de la información y experiencias tuve que aprender mucho por mí mismo.”
  •  “La diferencia está en la mente del receptor, pues el Ser iniciado es todo el que busca en lo oculto, e iniciarse en el tema psiconáutico ya es un gran paso, los ritos chamánicos y ritos psicodélicos de cualquier índole están hechos para guiar espiritualmente al profano, logrando así ayudar a la mente-física del receptor a sentir y reconocer su mente-astral.
  • “No tuve guía ni cantos. He participado en ceremonias de Ayahuasca en 8 ocasiones posteriores a los hongos pajaritos y es muy valiosa la guía, compañía y cantos; se construye sinergia con todos ésos elementos.”
  •  “Toda cultura incorpora en sí misma tradiciones. Tales como el uso de diversas plantas dependiendo de la posición geográfica. Mis experiencias obviamente son distintas por el contexto, pero estoy convencido de que la búsqueda es la misma.” 
  • “Sí, en el sitio y en no tener ritual alguno, pero en ese momento, sentí que los hongos me dijeron “Cómenos en casa, aprovecha que estarás solo” y aún si difiere totalmente, siento que fue una buena decisión.”
  • “Aquí en México, algunas culturas consumían “hongos mágicos”. Creo que una experiencia completamente diferente a lo que se vive hoy en día, sin duda. Las civilizaciones anteriores a la conquista vivían más conectados a la naturaleza, conocían las leyes naturales y las respetaban, la jerarquía en los pueblos, los conceptos de bien y mal, la muerte, los valores, el comercio, etc. Todo era completamente diferente a los que hoy vivimos, cambió por completo el ámbito/contexto, y así mismo la experiencia con las plantas o sustancias.”
  • “Difiere en forma, pero en fondo y esencia es lo mismo.”
  • “Fue igual a las iniciaciones primitivas donde sólo había la persona y la planta, sin intermediarios.”
  • “Supongo, que le elevación de conciencia siempre se ha aplicado en la vida y es para resolver algunos conflictos desde lo más profundo de tu cerebro.”
  • “Pues yo estuve solo en todo momento, pero de alguna manera rendí un pequeño culto a mis propios dioses.”
  • “Difiere en el sentido de que mi motivación inicial fue una simple curiosidad y no era realmente consciente de todo lo que la sustancia implica; aún así creo que el hecho de que la sustancia pueda causar un despertar espiritual incluso en alguien cuya motivación inicial no sea la adecuada ya indica una similitud entre las iniciaciones del pasado, y la manera en la que se consumen estás sustancias hoy en día.”

Así pues, quisimos cerrar este informe apelando a las voces directas de quienes han respondido las preguntas hasta ahora. Por favor, comparte nuestra encuesta con amigos y familiares que también hayan tenido experiencias visionarias, para que juntos podamos aumentar el volumen de datos, y quizá así llegar a otros sectores poblacionales que no se encuentran representados en las respuestas que hemos recabado y analizado hasta el momento.

Nota final: Los resultados de esta investigación fueron originalmente presentados por Karina Malpica, con apoyo de Ibrahim Gabriell en el marco de la participación de MindSurf en el Foro Plantas Sagradas: usos y normas, que tuvo lugar en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, los días 21 y 22 de noviembre del año 2018.

Portada de Marialba Quesada.

Únete a nuestro Newsletter / Inscreva-se na nossa Newsletter

Te podría interesar